Antes de irnos a vivir de manera independiente, solemos tener experiencias viviendo con amigos. Experiencias de vacaciones, fines de semana o alguna situación similar. Y es un clásico que, al terminar el tiempo en que están todos juntos alguien dice "Sería muy entretenido si viviéramos todos juntos". Pero claro, del dicho al hecho...

Hay osas que amo e ir al supermercado. Llámenme loca, pero me encanta ir. Especialmente aquí en Berlin, que tienen tanto producto nuevo, llamativo y atractivo que de pronto tan necesario en mi vida.

Así que parto con una idea que necesito, salgo de mi casa, llego al supermercado y de pronto todos los víveres que necesito son olvidados y reemplazados por brillantes cosas que no necesito, pero que deseo intensamente. Llego a la caja y lo que partió como una compra sencilla termina siendo una gran y costosa compra.

¿Esto les suena conocido?

Si ya dejaste de estudiar, tienes mas de veinticinco años y recibes un sueldo, entonces para el sistema te has convertido automáticamente en una persona que se puede valer por si sola, por ende, no podrás seguir siendo carga médica de nadie. A continuación te daremos una visión general de en qué fijarte al escoger una isapre. No te confundas: no te diremos en este artículo qué isapre es "mejor", pues todas las experiencias son diferentes y lo que es bueno para unos, puede ser pésimo para otros.

Todo el mundo debería saber cómo pintar una pared. Pero yo nunca me había hecho la idea de pintar algo salvo los cuadritos que hago en óleo de vez en cuando...

Pintar en sí no es ninguna ciencia exacta. Vas a una ferretería y compras pintura. Si no sabes mucho (como yo) pide asesoría de un vendedor que ojalá de buena gana de explique cómo es el funcionamiento de cada pintura y qué es lo que necesitarás para llevar a cabo tu cometido.

Siempre que estoy en plan de ahorro me pongo en "modo marca genérica", que es simplemente, preferir las marcas asociadas a los mismos supermercados en vez de comprar famosas o conocidas marcas.

Esto es quizás una de las cosas que más me ha costado a la hora de ahorrar mis nerds. Y es porque, tontamente, siempre he tenido la percepción que comprando los productos con marcas, estoy pagando por algo de alta calidad o que me asegurará un súper-buen desempeño a la hora de cocinar o limpiar.

Inhala, exhala, inhala, exhala. Son los últimos alientos que nos acercan al fin de año.

Aunque todos digan "este año se me pasó volando" (y puede que sea así), debemos recordar que somos nosotros los que hicimos que así fuera. Y eso también debido al stress de cada día, el exceso de trabajo, horas eternas perdidas en los tacos, etc.

A pesar de que fumo desde hace más de diez años, no soy un fumador compulsivo. He pasado por etapas. Altos y bajos, que le dicen. Hubo un tiempo en que me fumaba una cajetilla diaria en períodos de stress, ahora he bajado a dos cigarrillos diarios... o incluso ninguno. Puedo pasar una semana sin fumar y no tengo problemas. Incluso he pasado hasta seis meses sin hacerlo, pero vuelvo. ¿Por qué? Digamos que me entretiene y me gusta. Soy, en otras palabras, un fumador no compulsivo, pero sí activo... si es que ello existe o tiene alguna relevancia.

Hola mis nerds, ¿cómo va el Martes hasta ahora?

 Aquí en Berlín hace un calor de los mil demonios; o quizás estoy exagerando porque hace un año que no sentía climas templados y sentir 30ºC de nuevo es como lo más parecido a sentir que me estoy derritiendo.

Quería escribirles acerca de un tema importante. Pasa que, últimamente, todo lo relacionado a mi trabajo ha sido sinónimo de un torbellino de emociones. Verán mis nerds, desde que me fui de Chile las cosas con las que lidio diariamente se redujeron. Antes tenía que tratar con cosas bonitas con las que ya no cuento: oncecitas eternas con mis amigos, juntas con mis primas, idas al cine con mis amigas, largos almuerzos familiares con mi familia y tantas otras cosas increíbles.



Entonces, ahora que vivo en otro continente lejos de todo eso, mi campo de acción diario se redujo a pocas pero significativas cosas/personas: Ed, mis gatos obesos y mi trabajo. De eso se trata el 95% de mis días.

Esta primavera (más maldita que nunca) ya se decidió por ser casi idéntica al veranito. Los días están full calurosos, el sol nos hace burlas hasta las ocho de la noche... y nuestros pobres animales están en casa esperando que lleguemos del trabajo con toda la energía del mundo para sacarlos a pasear y tomar el aire fresco que no tuvieron durante todo el día.

Soy miedosa y lo confieso. Lo peor es que el miedo me consume de manera especial cuando debo quedarme sola en casa y enfrentar (o más bien huir) de mis más tontos miedos.

  • Destacados
  • Tags

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration