Ok, no sé que sucedió pero este brownie dejó la escoba entre mis conocidos, amigos y familiares. Si no pregúntenle a Edo quien se lo comió feliz a todas las horas de comida y formó parte de su pirámide alimenticia por 4 días. (comentario de Edo al momento de editar el texto: sí, es verdad...)

La historia es así: inocentemente, buscaba una linda receta para pasar un lindo rato luego de llegar del trabajo, idealmente tener algo rico para la once experimentar con algo que nunca había hecho antes: brownie.

¿Y qué pasa? Amigos adictos, receta ridículamente sencilla y ya me están convenciendo de que la haga de nuevo. Lo siento lectores, esto debo compartirlo, me lo agradecerán.

Amo los hotcakes. Y los amo, porque son increíblemente fáciles de hacer aunque parezcan una maravilla culinaria. Siempre que los preparo quedo como reina, y la gente me dice que soy genial, la mejor y que cómo no tengo un programa de cocina en Utilísima. Bueno, la verdad es que nunca me han dicho eso, pero sí quedo como reina.

Si tienen muchos comensales a desayunar, están hartos de las tostadas mañaneras o simplemente es fin de semana y quieren hacer algo especial, esta receta damas y caballeros, es para ustedes.

Con Ed siempre hemos amado el cuscús, pero últimamente nos hemos hecho adictos a él. Descubrí una forma increíble de prepararlo y todo surgió por una coincidencia.

Muy similar a la receta de Lasagna, el Pastel de Papas viene como anillo al dedo al momento que debes alimentar a esas inoportunas pero amistosas visitas. Para lograrlo se necesitan pocos ingredientes y su tiempo de cocción es relativamente bajo. Entonces, basta de preámbulos, con ustedes la receta (a prueba de tontos) del día de hoy.

En las oficinas de Viviendosolo (o sea Edo y yo) nos preocupamos mucho de tu alimentación. Y como supuestamente tenemos que comer legumbres al menos dos veces a la semana y no queremos que comas porquerías ni comida instantánea siempre, aquí te damos la simple, fantástica y personalizable receta de lentejas.

El otro día, mi prima Feña y yo recordamos con mucho cariño esa época increíble en que nos juntábamos a cocinar todo el fin de semana en su depa. Y justamente recordamos esta receta que amo: el pesto de mi abuela Tita.

Ahora niños, este pesto es diferente al resto de los pestos. Y es por eso que lo amo.

El verano es inminente. Vengo llegando de una reunión y aun me cuesta creer el calor que hace allá afuera (al menos aquí en Santiago, suertudos los del sur).

Llegué a casa y se me antojó un helado hecho por mí. Cuando lo hagan no van a creer lo rico que es y tampoco van a creer los ingredientes que usé.

Era un jueves antes de almuerzo. Esas horas muertas en que mucho en la pega no hay que avanzar: todos miran el reloj contando los minutos para comer y hasta las tripas del menos goloso suenan en la oficina.

Me hallaba yo con la vista hundida en las pasadas ediciones de la revista nacional Paula, cuando encontré esta maravillosa receta: queque de limón. Tate. Tenía las ganas acumuladas hace varios días de llegar a casa luego de un cansador y largo día de trabajo para perderme entre harina, mantequilla, huevos y vainilla, hornear algo rico y (de paso) sorprender a mi hombre. Ah y sorprender también a mi amiga Monse que me vino a ver en cuanto supo que haría algo rico para la once.

Sin más que agregar, vamos a los ingredientes:

¿Se acuerdan de nuestro post La Infantable y Salvadora Tortilla? Creo que nunca habíamos aplicado una receta llevada a tortilla antes, así que ahora les compartiré una de mis favoritas. Puede que tengan el prejuicio de que la acelga es horrible, que la espinaca no tiene sabor y que cómo se me ocurre hacer una tortilla con ingredientes tan puaj. Bueno, si les sirve de consuelo, esta receta la hacía mi madre desde que yo era una pequeña mocosa mañosa y aun así esta receta me volaba la cabeza de lo rica que era. Así que si a una mocosa cascarrabias de ese entonces le gustaba tanto, ¿por qué a ustedes no?

Aquí les doy los ingredientes

Amo esta receta de galletas. Mi madre religiosamente se pide 2 días de vacaciones antes de Navidad y se la pasa todo el día horneando estas deliciosas galletas en su casa. La tradición partió un año en que mi familia fue brutalmente azotada por una crisis económica y mi madre sin ni un peso para dar regalos, se le ocurrió hacer una bolsa de galletitas por cada familia. Hoy la tradición sigue en pie y sus galletas son esperadas con ansias.

Así que amigo mío, lector fiel, si usted es de los muchos con pocos pesos, pero quiere hacer un bello regalo hecho a mano; o por el contrario va de visita a casa de un familiar para estas fiestas y no quiere llegar con las manos vacías, esta receta es especial para regalar o recibir a nuestros seres queridos.

Manos a la obra!

  • Destacados
  • Tags

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration