Soy un reformado adicto de las bebidas gaseosas. Es lo primero que deben saber. Ningún día estaba completo sin una bebida: podía ser una lata, una botella de medio o gran botella para acompañar la comida o el postre. Sí, yo era de esos.

Poco a poco he cambiado este (mal) hábito. No puedo decir que ya no tomo bebidas, pero sí lo hago sólo en casa ajenas cuando me ofrecen o en momentos muy especiales. Pero en términos generales, ya no tomo.

Entonces, ¿con qué acompañar las comidas? Bueno, los jugos en polvo me dan un poco de asco, así que ahora sólo bebo agua y jugos naturales. Mi relación con el agua era como con la hija fea del mejor amigo de tu papá: esa con la que todos te dicen que debes llevarte bien, pero no te gusta ni por si acaso. Poco a poco me he reencontrado con esa amiga fea y he descubierto sus propiedades. Pero también hay muchos mitos en torno a ella.

Hoy, más que hablarles de un tema en especial, me interesa compartir una serie de recetas sencillas que he hecho y me parecen muy buenas, fáciles de hacer y saludables, especiales para esos desayunos en que quieres probar algo diferente.

A continuación, mis propuestas, paso a paso...

Me imagino que muchos de ustedes han escuchado hablar del omega 3. Incluso pareciera estar de moda. La industria alimentaria ofrece una serie de productos que contienen omega 3 añadido. Sin embargo, pienso que es necesario comprender la importancia de este ácido graso esencial y cuáles son las mejores formas de obtenerlo.

Hace un par años atrás la leche de vaca me empezó a caer mal. Esto fue mucho antes de ser vegana: todo esto ocurrió cuando el estrés laboral (el nerviosismo, las pocas horas de sueño y la gran demanda de mis jefes) de la mano de un café, dejaban mi frágil estómago para la historia. 

Entonces de a poco fui investigando otras opciones de lácteos, que no vinieran de la amiga vaca. Como nunca he sido muy fan de la leche de soya (hasta que me recomendaron la leche Silk, que es maravillosa) tenía que encontrar una versión que me gustara e idealmente que pudiese fabricar en casa.

Aquí les cuento como me fue.

Ya lo sé. Puede que muchos de ustedes lo sepan, pero nunca está demás recordarlo: controlar y conocer las porciones de lo que comemos nos ayuda a evitar tener que botar comida innecesariamente porque cocinamos de más.

La alimentación es un gran tema dentro de nuestra rutina. Aunque no lo queramos, nuestra manera de comer afecta directamente nuestro ánimo, energía y (por supuesto) la salud, tal como me pasó a mí apenas me fui de la casa de mami. Y eso es porque la desorganización, la falta de infraestructura (como refrigerador), la falta de tiempo y (no puedo hacerme la lesa en esto), la flojera, hicieron que engordara un par de kilos, que aún hoy, un año y medio después, me penan de manera importante.

Los refinados... me gustan pero me asustan

Durante muchos años comí, al menos una vez al día, algo de esto: pizza, tallarines, arroz blanco, marrauqueta tostada, queque, helado, mmm... unas galletitas.

Trabajar en el hogar es una bendición. Y lo digo sin exagerar, porque luego de estar un par de años en una oficina, me di cuenta que es la mejor opción para mí. Hay unos que le gusta transportarse a su lugar de trabajo y tener un jefe, yo amo no tener que ir a ningún lado y ser mi propia jefaza.

Me gusta disponer de mi tiempo y tomarme dos horas para el almuerzo; así puedo cocinar y comer con tranquilidad, y hacer que mi vuelta a la segunda patita del día sea menos traumática. Me gusta poder hacer trámites cuando quiera, me gusta dormir siesta si tengo sueñito.

Creo que el único inconveniente que le he encontrado últimamente a trabajar desde mi departamento es el no moverme mucho. ¿Cómo es eso de no moverme?

El artículo y la ilustración de hoy son de nuestra super-lectora, Angy. ¡Muchas gracias por el aporte!

Generalmente, es como un tabú: arreglarse, salir a un restaurant (o café, aunque ahí es más común), sentarse y tener una cena... solo.

Ayer en la tarde fui de compras al supermercado y después de una larga jornada de trabajo tenía demasiada hambre, porque olvidé llevarme una colación, entonces, no pude evitar pasar por un restaurante thai que estaba en el camino.

Hasta aquí, ya van dos errores...

  • Destacados
  • Tags
El señor termo

El señor termo

Marzo 26, 2015

Sobre el secado de loza

Sobre el secado de loza

Octubre 29, 2014

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration