08 Oct

Fuera de tu hogar

Categoría: Tutoriales
Ed y yo estaremos de viaje por unas semanas fuera del país. Así que dejamos nuestros gatos obesos y nos iremos por un mes a vivir aventuras, conocer y (principalmente) trabajar.

Como ya hemos subido un par de veces post acerca de prepararse para viajes pequeños (en los cuales mucha ayuda no se necesita para los cuidados de mascotas y demases) el problema aparece cuando te vas más de un mes y mascotas, plantas y cuentas del hogar quedan a la merced de escasos amigos y familiares que no quieren adoptar esta gran responsabilidad. ¿Qué hacemos?

Completaremos el post anterior con más datos. Aquí vamos.
La verdad es que nunca mi madre me comentó (o bueno, quizás una vez) acerca de aquellos rituales hogareños que deben hacerse cada cierto tiempo.
18 Feb

El bicarbonato

Categoría: Equipamiento
Seguramente les ha pasado lo mismo que a mí, y cuando van a comprar aliños para sus comidas, han visto en la sección de aliños ese polvo blanco llamado "bicarbonato", y no tiene idea para qué sirve. Nunca había comprendido su uso. ¿Qué significa eso que tiene nombre de compuesto químico? ¿Y por qué me suena a algo terrible? ¿Para qué sirve? ¿Para destapar cañerías?

Estoy pasando por un periodo de ahorro intenso; mi ingreso está siendo mucho menor que mis gastos y menos mal que tengo ahorros para sobrellevar este periodo de tiempo. Ay mis nerds, vivir en Europa es TAN caro.

Si hay algo de lo que puedo jactarme es que soy muy buena ahorrando. Cuando con Ed entramos en periodos de malas rachas laborales, pongo mi hogar en modo-batalla y no me duele cortar gastos o idear planes de contingencia. Así que se me ocurrió escribir esta serie de posts para ayudarlos a ahorrar, así si ustedes también están pasando por un periodo de vacas flacas, les puedo dar ideas de cómo ahorrar y poder llegar a fin de mes sin problemas.

Hoy les hablaré de mi termitoY ustedes se preguntarán: ¿qué diantres tiene que ver un termito con ahorrar? Ahora les contaré.

18 May

Guia para Colgar la Ropa

Categoría: Ropa

Una cosa de la que no me di cuenta al momento de arrendar el departamento en el que estoy es mi loggia. Si leyó detenidamente el post de "En qué cosas debo fijarme a la hora de escoger un departamento" no cometerá el mismo error que yo. Mi loggia es diminuta. Cabe la lavadora, y nada más. Debido a eso, como no tengo espacio para colgar ropa, mi departamento se convierte en un campamento gitano lleno de ropa mojada y sábanas húmedas sobre sillones, las sillas de comedor y lámparas.

Entonces, querido lectorcillo de este blog sencillo, si tu departamento es pequeño, sufres de no acceder a una secadora decente o simplemente desconoces de un buen método para secar bien tu ropa (en cualquier estación del año) este post va dedicado a su merced.

Escribir este post ha sido mega difícil. Y es porque de alguna manera, es volver a abrir una experiencia que he preferido olvidarme y no pensar mucho.

Irme del país con Ed ha sido quizás la experiencia más horrible que he vivido. No sólo por lo traumático que es despedirse de tus amigos y tu familia y abandonar el hogar donde has vivido casi cuatro años, si no que también tener que vender y deshacerte de muchas cosas que no puedes traer contigo. Objetos (cosas, al fin y al cabo) que con los años empiezan a adquirir un valor sentimental para ti y que duele perder.

Y escribo este post, mis nerds, para que si algún día les toca cambiarse de un país a otro, de un continente a otro o simplemente de una ciudad a otra, tomen en cuenta estas cosas que yo no consideré y no lo pasen tan mal en el proceso.
A pesar de que fumo desde hace más de diez años, no soy un fumador compulsivo. He pasado por etapas. Altos y bajos, que le dicen. Hubo un tiempo en que me fumaba una cajetilla diaria en períodos de stress, ahora he bajado a dos cigarrillos diarios... o incluso ninguno. Puedo pasar una semana sin fumar y no tengo problemas. Incluso he pasado hasta seis meses sin hacerlo, pero vuelvo. ¿Por qué? Digamos que me entretiene y me gusta. Soy, en otras palabras, un fumador no compulsivo, pero sí activo... si es que ello existe o tiene alguna relevancia.

Hay osas que amo e ir al supermercado. Llámenme loca, pero me encanta ir. Especialmente aquí en Berlin, que tienen tanto producto nuevo, llamativo y atractivo que de pronto tan necesario en mi vida.

Así que parto con una idea que necesito, salgo de mi casa, llego al supermercado y de pronto todos los víveres que necesito son olvidados y reemplazados por brillantes cosas que no necesito, pero que deseo intensamente. Llego a la caja y lo que partió como una compra sencilla termina siendo una gran y costosa compra.

¿Esto les suena conocido?

¿Cómo han estado, queridos lectores y lectoras? Hoy les tenemos un consejo rebueno para desinfectar sus paños y esponjas. Este consejo se lo robé a mi prima Cris (doctora, quien ha escrito antes para viviendosolo sobre el resfrío , sobre el dolor de estómago parte uno y, obviamente, sobre el dolor de estómago parte dos) y en vista que sus consejos siempre han funcionado de maravilla, decidí compartirlo con ustedes.

Si bien hemos hablado antes de cómo desinfectar paños de cocina (por si no se acuerda, este es el link), creo que este método es mucho más sencillo e igualmente efectivo. No lo podrá creer. Fue como magia y locura.

Cuando organizas un carrete en casa, lo peor no siempre es la montaña de loza sino que muchas veces son los olores que sobreviven al post carrete lo que llega a ser, incluso, más molesto. Al día siguiente el ambiente queda impregnado con olor a cigarro que mezclado con olor a comida y alcohol, lo cual sólo termina por aumentar lo mal que te sientes.

¿Cómo poder solucionar este problema? Mi primera idea fue atacar el inconveniente desde el origen. Mantener una corriente de aire apoyada con un ventilador parecía una buena idea, pero luego de un rato el ventilador se encargaba de esparcir las cenizas y la corriente mataba de frío a mis invitados.

Luego descubrí unos spray anti-tabaco en el supermercado, pero funcionaron muy poco. Luego de probar con todas las marcas me di cuenta que para poder opacar un poco el olor, debía echar bastante spray y el producto se gastaba muy rápido. Además, básicamente, cambiaba el olor que había por otro más agradable, pero no lo eliminaba.

Conversando con una amiga me comentó que había leído alguna vez que el vinagre podría eliminar hasta los olores más fuertes y que no dejabas la casa oliendo a ensalada. Hay dos formas de poder ocupar las bondades del vinagre blanco, yo he probado sólo la segunda con resultados bastante buenos. Dice así:

Pon a calentar una olla con agua y cuando comience a hervir añade un chorrito de vinagre blanco. Luego deja que la solución ebulla por unos diez minutos con la olla tapada y, finalmente, deja la olla en las habitaciones donde quieras eliminar el olor. Un poco más simple pero también muy efectivo, es untar un paño en vinagre blanco y luego paséate por toda la habitación. El olor a vinagre eliminará el olor por completo.

Otras soluciones que también podrían ayudar son colocar pequeños recipientes con café de grano en la habitación, también funciona con carbón. Estas son las soluciones caseras, aunque si tu problema te sobrepasa y estas dispuesto a invertir dinero, siempre existirán esas máquinas llamadas purificadores de aire, que pueden salvar tu olfato. O claro, puedes enviar a todos a fumar al patio y morirse de frío... siempre es una opción.

¿Han probado alguna de estas soluciones? ¿Funcionaron?
  • Destacados
  • Tags
El señor termo

El señor termo

Marzo 26, 2015

Sobre el secado de loza

Sobre el secado de loza

Octubre 29, 2014

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration