Como hoy es mi última nota de la temporada, me costó decidir sobre qué escribir. Pero tras leer unos comentarios del sitio web y considerando que hoy también es mi última clase de Mindfullness (atención plena) decidí hablar en general sobre dos temas que considero muy importantes para el bienestar en general: alimentación y meditación.
Lo reconozco, el comer saludable no se me ha hecho tan fácil. Y no lo digo por la fuerza de voluntad, pues he tenido bastamte, sino porque antes cocinaba muy poco y la verdad no me gustaba. Como no me importaba demasiado lo que comía, los desayunos, almuerzos y cenas, no eran un tema para mí.

Mi historia con el ejercicio ha sido de altos y bajos. Desde los cinco a los nueve años me creía Nadia Comaneci, una gimnasta rumana muy famosa en los ochentas. Ella era mi ídola, entonces me pasaba todo el día haciendo la rueda, la invertida y abriéndome de piernas, para parecerme un poco a mi heroína.

Sin embargo, cuando la magia de Nadia Comaneci pasó, mi interés por el deporte también y sólo me quedaron las ganas de inventar coreografías de vez en cuando con mis amigas. Así, mi rutina de ejercicio se hacía cada vez más escasa y pobre.

Me llamo Tatiana (Tati), soy periodista y por ahora vivo en Boston. Hace tres años que soy una motivada por los temas de salud y nutrición. Entre lecturas varias, asesorías, datos y encuentros con otros interesados igual que yo, creo que tengo bastante material para compartir y quiero hacerlo con ustedes, en una serie de columnas acerca de vivir sano.

Si crees que comes sano porque entre tus alimentos no está la sal, azúcar, ni grasas, pero sí el pan integral, margarina, jamón de pavo, endulzantes, arroz, yogurt y coca light, creo que tenemos mucho de qué hablar...

Muchas veces se piensa que comer saludable es fome y desabrido. Que por falta de frituras, azúcar y refinados, la alimentación es una verdadera lata. Sin embargo, creo que puede ser todo lo contrario: una experiencia de nuevos sabores y creatividad.

Cada vez que salgo y paso algunas horas sin comer, me arrepiento de no haber llevado una colación. Primero, porque me cuesta encontrar algo saludable en cualquier lugar y segundo, porque cuando por fin voy a almorzar o cenar, tengo tanta hambre que como desesperadamente, sin la conciencia y tranquilidad necesaria que requiere el acto de comer.

Por eso hoy quiero hablarles de dos cosas: la importancia de comer lento y algunas ideas de colaciones saludables.

Aunque muchas veces intento masticar bien y conectarme con lo que estoy comiendo, reconozco que es habitual que coma relativamente rápido. A veces más me dedico a hablar o a pensar, en vez de concentrarme en lo que como, pese a que estoy segura que el ser consciente en el acto de alimentarse hace una diferencia enorme.

En todos los textos que he revisado sobre alimentación, hablan de la importancia de masticar y salivar cada bocado que nos comemos. Esto es fundamental, pues en nuestra boca hay una serie de enzimas que comienzan a desarrollar el proceso digestivo. Si no masticamos bien, cuando el alimento llega al estómago a nuestro cuerpo le cuesta mucho más digerir el alimento. Y lo mismo ocurre con los líquidos. Es importante mantenerlos dentro de la boca unos segundos antes de tragarlos. Creo que por eso escuché una vez lo siguiente: Mastica cada bocado hasta que quede líquido y cada líquido mastícalo como un bocado.

El comer lento y mantener durante casi diez segundos la comida en la boca antes de tragar, no sólo nos ayuda en el proceso digestivo, sino que también nos satisface antes y nos permite conectarnos más con lo que comemos: sus texturas, cambios de sabores, olores, etc. Como ven, hay buenas razones para disfrutar lentamente una buena comida..

Y para no pasar hambre, como tantas veces me ha sucedido (y terminar tragando como desesperada cuando por fin estoy frente a un plato de comida), les recomiendo disponer y elaborar sus propias colaciones saludables. Por supuesto, cualquier fruta siempre será bienvenida, pero a continuación les presento otras ideas.


En pequeñas bolsas ziploc, puedo llevar cada día algo de lo siguiente:
Palitos de zanahoria pelada y apio.
Rábanos.
Pistachos sin sal, almendras, pasas, castañas de cajú o nueces (cualquiera de estos o la mezcla de varios, es siempre mi snack favorito).
Coco en trozos.
Cochayuyo crocante (es más rico de lo que piensas: ponlo en el horno en trozos pequeños y espera unos segundos hasta que suene como que revienta)
Frutas deshidratadas que no contengan azúcar ni preservantes.

Otras ideas, pero que ya es necesario llevar en envases son:
Mezcla de miel con polen de abejas.
Mezcla de miel con sésamo.

Así que ya saben. No vale la pena estar con hambre y terminar comiendo papas fritas. Es mejor prepararnos para cuando salgamos de casa y disfrutar de algo sano y con tiempo. ¿Se animan?

Para bajar de peso es clave evitar el azúcar refinada. Puede ser por diabetes o variados problemas de salud. Y es que los endulzantes artificiales nos vienen acompañando hace bastante tiempo.

Cuando tenía diez años un endocrinólogo le recomendó a mi mamá que me diera sacarina para que bajara de peso. Sí. Sacarina. ¡A una niña! Es para no creerlo. Hoy en día, existe algo más de consciencia. Algo.

¿Has visto lo poco apetitosa que se ve el brócoli recocido? Hablo de ese momento en que ya ha perdido todo su color verde original y parece un vegetal lánguido y de un color poco agradable... Bueno, es que tan importante como qué comer es cómo y dónde cocinarlos. El tipo de aceite, el sartén en que preparamos los alimentos y el tiempo de cocción son aspectos muy relevantes en una alimentación saludable.

Hoy, más que hablarles de un tema en especial, me interesa compartir una serie de recetas sencillas que he hecho y me parecen muy buenas, fáciles de hacer y saludables, especiales para esos desayunos en que quieres probar algo diferente.

A continuación, mis propuestas, paso a paso...

Hace algunos días venía pensando sobre qué tema escribir y, por casualidad, en la semana conversé con dos chicas distintas sobre la soya. Entonces, recordé que hace tiempo lo tenía pendiente... Para los veganos puede ser un tema controvertido. Especialmente para aquellos que basan gran parte de su alimentación en la soya, la cual ya se ha comprobado, no es saludable en todas sus formas.
  • Destacados
  • Tags
Carne a la olla

Carne a la olla

Diciembre 24, 2014

Lasagna de Berenjenas

Lasagna de Berenjenas

Abril 15, 2014

Arroz Con Leche

Arroz Con Leche

Junio 4, 2014

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration