03 Oct

Viviendo sano: recetario saludable

Lo reconozco, el comer saludable no se me ha hecho tan fácil. Y no lo digo por la fuerza de voluntad, pues he tenido bastamte, sino porque antes cocinaba muy poco y la verdad no me gustaba. Como no me importaba demasiado lo que comía, los desayunos, almuerzos y cenas, no eran un tema para mí.

Cuando decidí hacer un cambio radical en mi alimentación, me encontré con varios aspectos problemáticos. En primer lugar, mi escaso gusto por cocinar. Segundo, eliminar ciertos alimentos de mi dieta que consumía bastante e incorporar otros saludables. Y tercero, mi falta de planificación.

Todo este proceso ha sido como un descubrimiento de mis fortalezas y debilidades. Me di cuenta que tenía mucha fuerza de voluntad, gran capacidad de cambio y que además podía ser creativa en algo que no hubiese imaginado: en la cocina. Pero también reconozco que todavía me cuesta ser planificada, como para tener más claro qué quiero comer durante la semana. Y sé que esto último es importante, pues me ayudaría bastante a ahorrar tiempo y hacer mis compras más efectivas, pero en fin, como todo en la vida es un camino de aprendizaje...

De cualquier manera hoy, entre tropiezos y logros, siento que estoy bien encaminada. Me gusta cocinar mis propios alimentos y hacer nuevas recetas. Ya no me parece complicado comer sano, al contrario, a veces me parece muy sencillo. Sin embargo, es importante variar e introducir nuevas ideas de comidas para que no se torne monótono.

Creo que es motivante descubrir nuevos sabores, formas de cocinar, olores y texturas. Por ejemplo, en la actualidad los batidos verdes, las leches de semillas, las ensaladas gigantes, algas y pan de almendras, son un clásico en mi dieta, algo que nunca hubiese imaginado en el pasado...

Por todo esto, quiero dedicar esta nota a todos aquellos que a veces se cansan de cocinar y de buscar alternativas saludables, porque creen que es difícil y que implica mucho tiempo. Les voy a contar algunas de mis clásicas recetas, las de una cocinera no experta, pero esforzada en inventar y copiar algunas veces, alternativas simples y saludables.

Espero que les sean útiles y que combinadas, les permitan tener almuerzos y cenas diferentes. En otras notas ya les mostraré más...

Budín de zapallo italiano
3 huevos, 3 zapallos italianos, una cebolla, media taza de harina de almendras, (opcional) sal de mar, medio diente de ajo.

Cocer 5 minutos los zapallos pelados, la cebolla y la mitad del diente de ajo. Luego quitar el agua y poner todo en una procesadora de alimentos. Una vez que esté todo molido, agregar los huevos, la harina de almendras, la sal y los aliños a gusto. Mezclar todo y colocar en una fuente de vidrio o pyrex y ponerlo en el horno por 15 a 20. Y listo para servir.

Budín de zanahoria
3 Zanahorias, 2 huevos, 1 cebolla, sal de mar, curry o cúrcuma y castañas de cajú (opcional)

Rayar la zanahoria y la cebolla, que queden muy finas y pequeñas. Mezclar con el huevo, la sal de mar y los aliños. Poner la mezcla en un pyrex o recipiente de vidrio (no muy grande) y colocar las castañas de cajú en la superficie. Colocar al horno por 20 minutos aproximadamente y servir.

Sopa de porotos negros
3 tazas de porotos negros remojados durante un noche, 2 hojas de laurel, un cuarto de taza de vino tinto, sal de mar y 1 cebolla mediana.

Cocer los porotos por 40 minutos junto al laurel, luego agregar el vino y la cebolla y cocer por 20 minutos más. Una vez que haya pasado una hora y los porotos estén tiernos, colocar la sal de mar. Licuar todo y servir ( o se puede colar antes de servir). Queda muy rica y puedes hacer en mayor cantidad y congelar para comerla otro día también.

Sopa de zapallo italiano
Leche de coco o de almendras (hecha por ti), tres zapallos italianos, albahaca (opcioanal), media cebolla y sal se mar. En vez de albahaca queda bueno también con curry y un poco de pimienta negra.

Cocinar los zapallos pelados y la cebolla por cinco minutos en dos dedos de agua, luego agregar media taza de leche de coco o de almendras, la albahaca y los aliños y licuar. Puedes calentarla un poco y servir.

Sopa de palta y espinaca
Una taza de espinaca, una palta, albahaca (opcional) sal de mar ( agregarla como salmuera), leche de coco (opcional), medio diente de ajo y eneldo o pimienta.

Licuar todo y servir. Si no usas leche de coco, agrega media taza de agua fría (que hayas hervido previamente). Las sopas frías siempre son más nutritivas pues al no calentar los alimentos mantienen intactas sus enzimas y por tanto, su valor nutricional no se ve disminuído.

Sopa de zapallo
1 kilo de zapallo amarillo sin pepas y pelado, 2 zanahorias, semillas de comino o si no tienes, comino en polvo (una pisca), gengibre fresco (un pedazo del porte de una uña) y curry (una pisca).

Poner a cocer el zapallo y la zanahoria hasta que ambos estén blandos. Luego colocarlos en la licuadora con un poco del agua en que los cocinaste más el pedazo de gengibre fresco, la pisca de curry, el comino y la sal. Calentar por 2 minutos la mezcla y servir. La idea es que quede como crema y puedes agregarle arriba pepitas de zapallos, semillas de maravillas, sésamo, etc..Y lo que te sobre de la sopa puedes congelarlo.

Sopa de brócoli fría
1 taza de brócoli (poco tallo), una palta, leche de almendras (hecha por ti), medio diente de ajo, sal de mar.

Licuar todo y servir.

Sopa de Pimentón y palta
1 pimentón rojo, 1 palta, 1/4 de taza de mezcla de cilantro y perejil, una y media taza de agua.

Licuar y servir.

Ensalada con semillas y manzana
Espinacas, lechugas, rúcula, tomates, semillas de maravilla, semillas de zapallo, sésamo, nueces, una manzana verde picada con cáscara, sal de mar (como salmuera), aceto balsámico y de oliva.

Mezclar todo y servir. Aunque trato de no utilizar aceto balsámico, creo que esta ensalada lo amerita, ¡queda muy buena!

Curry thai
Leche de coco (dos tazas), brócoli, media taza de zapallo amarillo cocido, 1 cebolla (picada pluma) pimentón rojo, champiñones, dos zanahorias, castañas de cajú, sal de mar, pasta de curry thai (buscar la más saludable).

Calentar en agua por 10 minutos la cebolla, el pimentón y las zanahorias (picadas en tiras, al igual que el pimentón) retirar el agua y agregar la leche de coco, la pasta thai (roja), el brócoli, los champiñones, el zapallo cocido las castañas de cajú y la sal de mar. Calentar por 3 minutos y servir.

 

*La hermosa foto es de nuestro gran amigo Sabino, su flickr es ESTE*

Comentarios

Fernanda03-10-2013 17:40
Amo esta sección, que grandes datos :D
+2Responder
Nebe09-10-2013 22:16
Me encantan tus post, porque estoy con ganas de cambiar mi dieta y comenzar a alimentarme sano. Yo tengo la suerte de comer tooodo el dia y no engordo nada. Mi peso sigue igual hace años, pero eso no me libera de almacenar antinutrientes y factores negativos para mi salud. Sigue escribiendo porfa que he aprendido mucho!
Muero de ganas de saber la receta del pan de almendras :D
+2Responder
yo14-10-2013 17:24
tener más claro qué quiero comer durante la semana me parece un buen tip, en vez de pensar que cocinar cada día, es mejor pensar lo de la semana.
0Responder
Maira12-02-2014 00:31
pulento :D
+1Responder
Escribir un comentario


Código de seguridad


Refescar

  • Destacados
  • Tags

Error: No articles to display

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration