El tofu es un quesillo de soya que suena como a comida de personajes de película oriental. Antes de dejar la carne, no tenía idea qué era ni cómo se cocinaba. La primera vez lo compré y se lo eché al pan, comiéndolo como quesillo. Fran lo comía así, por lo tanto, pensé que no podía ser tan malo. Pero sí, eran tan malo y peor. De ahí en adelante, cada vez que escuchaba a alguien decir que se podía hacer "un sándwich con tofu" pensaba que era la peor idea del mundo. Sin embargo, no sabía que el tofu es un alimento extremadamente moldeable en cuando a sabor y textura.

Para que su experiencia con el tofu sea mucho mejor que la mía, aquí les dejo una de tantas recetas posibles.

Nos estaban pidiendo esta receta hace un tiempo, así que aquí está: empanadas caseras. Tiquitiquití.

Para las tardes heladas y con diente largo, nada mejor que hacer tus propias empanadas y sorprender a tu familia con tus dotes culinarios. ¿Suena difícil y latoso? Nah, tranquilo. Si nosotros podemos hacerlo, cualquiera puede. En serio. Entrenaría a un mono para que lo hiciera, pero creo que es ilegal.

Bueh, a lo nuestro. Para lograr tus maravillosas empanadas necesitarás:


- 2 y 1/2 tazas de harina.


- 3 cucharadas de aceite.


- Una pizca de sal (que son como dos cucharaditas pequeñas, aproximadamente... lo que cabe entre dos dedos).


- 1/2 taza de agua tibia (es al ojo, pues depende de tu masa, pero eso lo veremos en la receta misma).


- 250 gramos de carne (aunque nosotros usamos unos 150 gramos de carne de soja).


- 1/2 cebolla.


- condimentos varios (si quieren pueden agregar aceitunas o pasas. nosotros no tenemos y odio las empanadas con pasas... estoy seguro que no soy el único).

Con estos ingredientes, alcanza para diez empanadas pequeñas. Si quieres hacer más, usa más.

Procedimiento

1) Pon las dos tazas y medias de harina en un recipiente.

IMG 5074


2) Agrega las 3 cucharadas de aceite.

IMG 5075

3) Agrega la pizca de sal. No es muy complejo hasta ahora, ¿verdad?

IMG 5077

4) Agrega ahora el agua tibia. La medida de ésta, como decíamos antes, es al ojo. Agrega agua, mezcla bien y si falta un poco, vuelve a agregar. La masa debe quedar suave, pero no pegote. Si queda pegote (por error de cálculo) usa más harina.

IMG 5081

5) Amasa hasta que quede una mezcla uniforme.

IMG 5084

6) Procede a cortar la cebolla. En la foto, la corté con el cuchillo... pero luego de llorar como una nena en camisón, la metí en la picadora. Querido lector, si usted tiene tiempo, puede sumergir su cebolla en agua hirviendo por unos siete minutos para suavizarla. Yo no lo hice y mis ojos sufrieron. Avance bajo su propio riesgo.

IMG 5086

7) En un sartén a fuego medio, prepara un sofrito para la cebolla. Puedes sofreír un poco de aceite con aliños. Nosotros fuimos más flojos y usamos un sofrito que viene hecho y lo venden en supermercados. Es opcional.

IMG 5087

8) Mezcla tu sofrito con la cebolla en el sartén. Condimenta.

IMG 5093

9) A continuación, agrega la carne (en nuestro caso, de soja). Déjala en el fuego y revuelve constantemente. No debe quedar cruda (porque, bueno, te enfermarás...), pero cuida de no dejarla demasiado seca, porque luego vas a meter esto en una empanadas y eso irá al horno. Si queda seca desde ahora, cuando tu empanada esté lista, será como comer arena. Ojo con eso. Las empanadas de aserrín no son la última moda.

IMG 5094

10) Mientras se prepara la carne, usa un uslero y prepara la masa.

IMG 5096

11) Con ayuda de un plato y un cuchillo, corta círculos de masa.

IMG 5098

12) Finalmente, pon la carne con condimentos en los circulos de masa y ciérralos con cuidado. No es nada del otro mundo. De verdad que es simple, en las fotos se ve el proceso claramente:

IMG 5099

IMG 5100

IMG 5101

13) Ahora sólo ponlas en el horno hasta que estén doradas. Aproximadamente unos veinte minutos a fuego medio... ¡Y ya están listas!

IMG 5104

PROTIP 1: Si les sobra carne, pueden usarla para una deliciosa salsa de tomates, y si les sobra masa, pueden meterla al horno y les quedará una galleta. Fome y sin sabor, pero galleta al fin y al cabo. Quizás la pueden usar para untarla en salsas, por ejemplo.

PROTIP 2: Echa a volar tu imaginación. Las empanadas no pueden sólo ir rellenas con pino. Son como fajitas. ¡Pon lo que quieras dentro y prueba diferentes combinaciones y sabores!

Te lo dijimos, no es nada de complicado. En un rato tienes listas tus empanadas para dejar a tus familiares sorprendidos con ese chef profesional que es capaz de preparar empanadas viviendo solo. Nada de mal para quedar como Rey/Reina con la suegra, ¿eh?

¿Se animan a hacerlas? ¡Cuéntennos cómo les va!

Lo reconozco, el comer saludable no se me ha hecho tan fácil. Y no lo digo por la fuerza de voluntad, pues he tenido bastamte, sino porque antes cocinaba muy poco y la verdad no me gustaba. Como no me importaba demasiado lo que comía, los desayunos, almuerzos y cenas, no eran un tema para mí.

No está muy veraniega ésta receta, pero la hice hace muy poco, un sábado que hizo frío y hasta llovió, así es que fue de lo más hogareño y cálido haber preparado ésta carne blandita, maravillosa con un caldito que quedó delicioso y livianamente contundente. Es la primera vez que hago una carne con mis propias manos y la verdad es que es mucho más fácil de lo que pensaba. Esta debe ser la versión más básica de esta preparación, así es que si usted tiene alguna técnica más novedosa o algún ingrediente mágico, me cuenta.

Lo primero que debo advertirles es que estas papas son altamente adictivas. En primer lugar, por su increíble aroma, y segundo por lo fáciles que son de hacer. Por lo mismo, son geniales para comerlas al almuerzo, o para sorprender a los amigos con estas papas a modo de snack casero. Cada vez que las preparo recibo muchos cumplidos, jeje.

Probablemente una de las recetas que más nos han pedido en ViviendoSolo y más aun luego de los escándalos del pan comprado, el pan casero es una de mis recetas favoritas para hornear en el invierno junto a una tacita de té.

Lo ingredientes son fáciles y los pueden conseguir incluso en el almacén de barrio amigo.

Aquí van los ingredientes para dos pancitos de molde.

Amo los hotcakes. Y los amo, porque son increíblemente fáciles de hacer aunque parezcan una maravilla culinaria. Siempre que los preparo quedo como reina, y la gente me dice que soy genial, la mejor y que cómo no tengo un programa de cocina en Utilísima. Bueno, la verdad es que nunca me han dicho eso, pero sí quedo como reina.

Si tienen muchos comensales a desayunar, están hartos de las tostadas mañaneras o simplemente es fin de semana y quieren hacer algo especial, esta receta damas y caballeros, es para ustedes.

Hoy mi madre me llamó y me pidió que la fuese a ver. "Haré sopaipillas y te puede servir para tu blog". ¿Y cómo no? Los días están fríos, anuncian lluvia para varias regiones de este lindo y alargado país, y su dulce proposición me cayó de pelos.

Mi percepción de las sopaipillas era bastante básica: son ricas, se comen en invierno y es receta que sólo pueden hacer madres o abuelitas. En mi mente éste plato tan típico y popular nacional era complejo y de ciencia avanzada. Error: se sorprenderán de lo fáciles que son de hacer. No se lo pierda, que a mi ya se me hace agua la boca.

Ayer teníamos el panorama perfecto: yo venía llegando de un día agotador en el trabajo, a Edo se le ocurrió descargar un documental y los dos (por fin) teníamos tiempo para disfrutar de la tranquilidad. El problema es que justo estábamos en esos días en que nada en el refrigerador era muy motivante para comer y queríamos hacer algo rico y fácil que acompañara nuestro panorama. Y ahí se me prendió la ampolleta: pizza.

Como estamos tratando de ahorrar, se nos ocurrió hacer la pizza nosotros mismos. De mucho buscar por internet llegué a una receta para masa de pizza en la web de revista Paula, así que todos los créditos se van para allá ya que la masa es increíblemente fácil y (de verdad) rápida de hacer.

Si quieres ahorrar e igualmente comer rico, sorprender a comensales o innovar en la masa de pizza tradicional, ¡este post es para tí!

Muy similar a la receta de Lasagna, el Pastel de Papas viene como anillo al dedo al momento que debes alimentar a esas inoportunas pero amistosas visitas. Para lograrlo se necesitan pocos ingredientes y su tiempo de cocción es relativamente bajo. Entonces, basta de preámbulos, con ustedes la receta (a prueba de tontos) del día de hoy.

  • Destacados
  • Tags

Error: No articles to display

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration