EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Fukushima volvió a Santiago a vivir a la casa de Mario, en su fiesta de bienvenida, apareció con Paty, para sorpresa de todos. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Cómo ocurrió eso? ¿De dónde se conocen? ¿Quién asesino al Coronel Kentucky en la cocina? ¿Fue el malvado cocinero o la sospechosa ama de llaves?

Por fortuna Mari ha leído toda esta columna, así que tiene perfectamente clara toda la historia. ¿Por qué digo esto? Porque sólo fue necesario decirle "es Paty" cuando la vio entrar. Con eso, todos sabíamos de qué se trataba esto. La cara de todos los presentes fue como si se tratara de un error en la matrix. Una matrix pobre y sin efectos especiales, pero matrix al fin y al cabo. Mario observó la escena desde la distancia. Fukushima y Paty se aproximaron. Mari, Josh y yo estábamos sentados y estaba a punto de preguntarle por Roberto, pero ella se acercó a mí y solo dijo "Hola, Paty, mucho gusto". Mari y Josh quedaron impresionados. Mario estaba ardiendo de rabia.
EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro responsable y querendón protagonista pide dos semanas en su trabajo para viajar a Chile a ver a su padre. De paso, decide dejar de pensar en su compañera de departamento y dedicarse a vender órganos en el mercado negro. Dicen que las córneas pagan bien y los riñones han bajado esta temporada.

- ¿No te vas a comer los maníes?
- No tengo hambre, la verdad. ¿Los quieres?
- Sí, muchas gracias. ¿Cómo te llamas?
- Alberto, ¿tú?
- Luis, pero dime todos me dicen LouieMix.

EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro protagonista, luego de no ser contratado en el trabajo que estaba haciendo, y luego de temer no poder llegar a fin de mes, es invitado por Lisa para que se vayan a vivir juntos. En el nuevo departamento, tienen fiestas como las de Snoopy, con colores y bailes repetitivos.

Me estaban esperando abajo. Dejé mi mochila en el suelo y saqué las llaves. Miré por última vez el departamento y recordé cuando recién llegamos con Mari. Ambos pensábamos que nos quedaríamos un buen tiempo ahí, pero las cosas salieron diferentes y ahora estaba despidiéndome de los recuerdos. Le di un último adiós a mi pequeño departamento y cerré la puerta. El dueño me dio la mano, me deseó lo mejor y eso fue todo. Bajé las escaleras en silencio. Cuando llegué a la calle, el sol brillaba como si fuese un comercial de shampoo. Lisa me sonrió y Natalio... bueno, no hizo mucho. Nos fuimos caminando al metro. Era hora de ir a nuestro nuevo hogar.
EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro protagonista invitó a Lisa a vivir con él y luego recibió un correo electrónico de Mari. Acto seguido decidió convertirse en auto y viajar al futuro. En parte porque sí y en parte porque estaba probando un superpoder.

Pensé en muchas formas de comenzar esta columna. Sabía que debía hacerme cargo del correo que me envió Mari y contarles de qué se trataba y qué me pasó al leerlo... pero no sabía cómo. Me dije "durante la semana se me ocurrirá algo divertido para escribir". Pero pasaron los días a una velocidad que debiese ser ilegal, y de pronto era la noche del stand-up y la columna no estaba terminada y tenía una rutina escrita a medias, mal ensayada y poco ánimo para hacerme el gracioso. Lisa me dijo que los cómicos tienen un personaje, que toman un aspecto, una actitud, y la explotan. Yo estaba, esa semana, en el modo de hombre despechado. Me dijo que escribiera todo lo que sentía al respecto e hiciera una rutina sobre eso. Le pregunté qué haría si no se me ocurría nada divertido y me preguntó qué es lo peor que puede pasar.

EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Alberto dejó a Portman en casa de Mari, luego su hermano le dijo que se dedicaría a pasear modelos por discotecas y promocionarlas con ayuda de Josh. Posteriormente descubrieron un pozo de petróleo en el patio del edificio y un gran derrame produjo la muerte de millones de personas, animales, edificios y mascotas. Sí, murieron edificios. No pregunte cómo.

Estábamos despiertos a las diez y media de la mañana de un día sábado. No recuerdo que eso haya pasado antes en este hogar. Para mayor sorpresa: estábamos todos vestidos, ordenados, peinados y con una gran sonrisa. Josh, animado, mostrando la cocina. Yo, sonriendo junto a un hombre canoso, hablándole de los maravillosos vecinos. Mi hermano, también sonriendo, aunque sin hablar: aún con resaca por la noche anterior, pero alegre y servicial de todas maneras. Nos tocó mostrar el departamento. El dueño nos dijo que no tenía problemas en cancelar el contrato de arriendo, siempre y cuando nosotros mismos mostráramos el departamento y nos fuéramos cuando se arrendara. Así que ahí estábamos los tres, intentando convencer a una familia de perfectos extraños de que este departamento era el lugar de sus sueños. Siempre y cuando no tengan perro.

EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro protagonista se entera que su padre tuvo un preinfarto. Además, Lisa regresa en forma de fichas coleccionables y son tan exclusivas como las de Alf.

Pensé en llamar al trabajo para decir que estaba enfermo, que no me sentía bien y que por favor me disculparan. Sabía que mi jefe no pondría problemas. Lo que me preocupaba es que la verdad era mucho más patética: no estaba enfermo, sino que me negaba a salir de mi habitación. Salir de ahí significaba la posibilidad de encontrarme con la chica de anoche sentada en la mesa de la cocina. Significaba también tener que hablar con Lisa sobre los mensajes y no tenía ganas de enfrentar todo eso. De todos modos, la naturaleza llamó y Natalio comenzó sus quejidos mañaneros para que lo sacara a pasear. Dejé de ser un miedoso, me armé de fuerza y abrí la puerta. Lisa no estaba. Su puerta estaba abierta y su cama estaba intacta. Conozco a mi compañera de departamento lo suficiente para saber que no haría su cama en la mañana ni aunque su vida dependiera de ello, así que sólo había una conclusión: no había dormido en casa y, de paso, dejó todo el living hecho un desastre. Miré al hora: era tarde. No tenía tiempo ni de tomar desayuno. Me vestí a toda velocidad, saqué a pasear a Natalio y me fui al trabajo. Me esperaba un día largo.
EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Patty dejó a Fukushima por Roberto, Mario llamó a nuestro asombroso y nunca bien ponderado protagonista, para avisarle que se iría a Estados Unidos a vivir, y luego crear una secta donde se suicidarían en masa cuando cayera un cometa. Todos vestidos de ropa Nike, cosa de hacer bajar sus acciones en la bolsa.

Estaba sentado en el patio junto a Mario y Mike Tyson, tomando un par de cervezas. Nosotros, no Tyson. Se entiende. La conversación que tuvimos fue muy profunda, pero un buen resumen pude ser algo como:

- Me voy, maricón.
- Sí, que mal.
EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro asombroso protagonista decidió no irse a vivir con sus hermanos y arrendar un departamento solo, por su propia cuenta. Le dijo a Mari que si quería, podía irse a vivir con él. Luego un meteorito cayó en su patio. Al interior de éste, había un extraño ser que cantaba música flamenca y venía de una galaxia muy lejana. Alberto lo invitó a un bar y bebieron absenta. Lección del día: nunca bebas absenta con un extraterrestre fanático del folklore español.

Cuando chico me gustaba poner mi bicicleta al revés, con el asiento en el piso, y hacer girar la rueda en el aire. Me encantaba verla cuando iba muy rápido. Me hacía pensar que quizás alguna vez yo podría ir a esa velocidad encima de la bici. Claramente, eso nunca ocurrió. Por suerte. Cuento esto de la bicicleta porque durante esta semana en mi vida todo se ha movido más rápido que de costumbre. Las cosas pasan a toda velocidad. En cinco días pasé de tener el plan de irme a vivir con mis hermanos a irme a vivir solo. Y en cinco minutos pasé de irme a vivir solo a proponerle a Mari irnos a vivir juntos en una relación que recién está empezando. Fue absurdo de mi parte, pero me di cuenta de ello, realmente, al llegar a la casa de mis padres. Estaban las luces apagadas de las piezas. Sólo se encontraba de pie mi padre, que había salido a buscar el diario al living para llevárselo a la pieza. Me saludó con un movimiento de cabeza parecido a "hey, hola", pero que bien podía ser "allá" o "me gusta sonreír y levantar la cabeza a la vez".

EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro protagonista es invitado a una fiesta donde su vecino, el Brujo. Josh y Mario también fueron. A la vuelta, descubrió que le entraron a robar. Por suerte no le robaron su anillo de supertransformación, con el cual logra convertirse en "El hombre pilas AAA". Ningún control remoto volverá a abandonarte y quedar sin carga en la mitad de la noche mientras "El hombre pilas AAA" esté vigilando. Pronto. Sólo en cines.

Esta semana no he dormido casi nada. Lamento de antemano si algunas partes no hacen sentido o si se lee como si la hubiese escrito durmiendo... no es muy distinto a lo que ha sido, en realidad. Estoy entrando a la semana de exámenes y he estado muy ocupado. Aún así, a pesar de todo lo malo, he estado tratando de encontrar lo bueno en cada situación. A veces ha sido fácil, como esos dibujos animados ochenteros donde la lección del día la explicaban al final del capítulo. Otras a veces tuve que buscarla con más esmero que la traducción de la Piedra Rosseta. Como sea, les contaré qué pasó cuando volví a mi hogar y habían forzado la puerta...

EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Alberto consigue hogar para Natalio, luego su hermano le pide ayuda para encontrar trabajo. Finalmente, deciden tomar cursos de tango y hacen un montaje musical en Broadway. Se vuelven famosos, millonarios y drogadictos. Sobretodo drogadictos.

- ¿Es una broma, cierto?
- No, maricón. Tengo entrevista de trabajo mañana.
- ¿A dónde? ¿Y en qué momento postulaste?
- ¿Postular a qué?
- ¡Al trabajo!
- ¿Se postula?
- No estoy entendiendo nada. ¿Cómo conseguiste que te llamaran para ir a buscar trabajo?
- No me han llamado, voy a ir yo.
- ¿O sea vas a ir mañana a un lugar a dar una entrevista laboral, pero ellos no saben que vas?
- Exacto.
- En otras palabras, vas de sorpresa.
- ¿Me ayudas? Necesito planchar una camisa y pantalones.

  • Destacados
  • Tags

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration