EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro protagonista se entera que su padre tuvo un preinfarto. Además, Lisa regresa en forma de fichas coleccionables y son tan exclusivas como las de Alf.

Pensé en llamar al trabajo para decir que estaba enfermo, que no me sentía bien y que por favor me disculparan. Sabía que mi jefe no pondría problemas. Lo que me preocupaba es que la verdad era mucho más patética: no estaba enfermo, sino que me negaba a salir de mi habitación. Salir de ahí significaba la posibilidad de encontrarme con la chica de anoche sentada en la mesa de la cocina. Significaba también tener que hablar con Lisa sobre los mensajes y no tenía ganas de enfrentar todo eso. De todos modos, la naturaleza llamó y Natalio comenzó sus quejidos mañaneros para que lo sacara a pasear. Dejé de ser un miedoso, me armé de fuerza y abrí la puerta. Lisa no estaba. Su puerta estaba abierta y su cama estaba intacta. Conozco a mi compañera de departamento lo suficiente para saber que no haría su cama en la mañana ni aunque su vida dependiera de ello, así que sólo había una conclusión: no había dormido en casa y, de paso, dejó todo el living hecho un desastre. Miré al hora: era tarde. No tenía tiempo ni de tomar desayuno. Me vestí a toda velocidad, saqué a pasear a Natalio y me fui al trabajo. Me esperaba un día largo.
EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro asombroso protagonista al fin confiesa lo que siente y, en un giro inesperado, tal confesión acaba siendo algo positivo y funciona. Luego de ello, Lisa admite que es en realidad un robot y se autodestruirá en veinte segundos. Alberto debe tomar una decisión. ¿Irá por la puerta A, B, C o tomará lo que hay en el sobre?

- ¿Tienes la maleta de mano?
- Tengo la maleta de mano.
- ¿Cepillo, manta para dormir?
- Es un vuelo de menos de seis horas.
- ¿Estoy exagerando, verdad?
- Un poco.

EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Alberto perdió su trabajo, Patricia se juntó con su ex y Godzilla invadió Tokyo por doceava vez.

Roberto estaba frente a mi, sonriendo con amabilidad extrema, apoyado de manera relajada, pero taquillera en el marco de la puerta.

- ¿Quieres pasar? ¿Le digo a la Paty que la buscan?

Mi cabeza barajaba opciones. Cada cual más retorcida.

- ¿Eres del edificio?

Podría golpearme en la cara y decir que me pegó él, a lo Fight Club.

EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Alberto asiste a un concierto de jazz y fracasa intentando parecer sofisticado. De todas maneras su fracaso no alcanza proporciones bíblicas y consigue una segunda cita.

- Buenos días, ¿señora Dash? Mi nombre es Alberto, la estoy llamando por su conexión de...
- Ojalá te mueras de cáncer, imbécil.

Ah, nada como un poco de amor. Miré la hora en el reloj del computador. Eran las once de la mañana. Lo más tétrico es que sentía que eran las once de la mañana desde hacía como cuatro siglos. El tiempo avanzaba tan lento como una fila para el baño público en un concierto. ¿Cómo había llegado a esta situación? Para explicarles con detalle, necesito remontarme a aquel viernes en que fui al departamento que Tracy comparte con su amigo. Le pedí a Lisa que me acompañara, aunque la veía tan entusiasmada de ir a la fiesta como de tomarse un litro de químico para destapar cañerías.
EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro asombroso protagonista y Lisa hicieron una fiesta de bienvenida a su nuevo departamento y fue menos épico de lo que esperaban. En la fiesta, Alberto conoció a Tracy y ésta lo invitó a un concierto la próxima semana.

Hola, mi nombre es Alberto. Quiero confesarles algo y espero que me comprendan. Odio el jazz. No lo odio como ODIARLO. Me refiero, no lo odio al nivel de plantear como buena idea la eliminación sistemática de todo ser humano que toque jazz, pero sí me cae mal. Lo suficientemente mal como para no querer escucharlo por más de cinco minutos. Me aburre. Me pone nervioso. Cuando veo músicos tocando jazz, en realidad veo a un grupo de músicos profundamente talentosos tocando música para ascensores. Es como ver una abuelita conduciendo un Ferrari, manejando a diez kilómetros por hora y estacionando mal. Bien, ya que he sacado esto de mi sistema, creo que puedo contarles un poco cómo estuvo esta semana.
EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro protagonista trabajó dos días en un call center y luego decidió renunciar, salió con Tracy y ahora se dedica a hacer terapia de masajes tai-chi con centros magnéticos de cristales ionizados con yoga tántrico para perros. Es un start-up. Quizás funcione.

Lisa se despertó, nerviosa, me preguntó si estaba ocupado. La verdad, en mi horario de aquel día estaba escrito en letras grandes fregar el baño y engordar", sí que mucho trabajo no tenía. Lisa se sentí en el living y me dijo que pasó algo y que "Tenemos que hablar", fue entonces cuando supe que la cosa iba en serio.

Pero antes de eso...
EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro cesante protagonista recibe la sorpresa que Lisa lo viaja a ver desde Los Angeles y pasaron el año nuevo junto con Natalio. Luego de eso, un rayo cayó en la torre del reloj, obligando a Alberto a viajar al pasado, enamorar a su madre, tocar "Johny B Good" y volver a 1985.

- ¿Cuáles son tus metas de este año?
- No morir producto de un teletransportador mal posicionado.
- Hablo en serio.
- Encontrar un trabajo y volver a vivir contigo. Si es que aún quieres.
- No. Ahora estoy en contra de los inmigrantes.
- Así veo.
EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro siempre vivaz protagonista recibe la noticia que su hermano se casará, mientras prepara su existencia para el año nuevo y la navidad. De paso, Josh ha descubierto cómo clonarse, nos contará más sobre ello en el resumen de la próxima semana.

Cuando me desperté hoy en la mañana, lo primero que pensé fue "¿En qué momento me comprometí a enviar una columna que resumiera navidad y año nuevo, el primero de Enero?". Supongo que fue en un momento donde mi cerebro estaba pensando en una canasta de cachorros pequeños disfrazados de oso panda, porque me pareció excelente idea. Hace unos minutos acabo de abrir los ojos y tengo tantas ganas de escribir la columna como de ver una carrera de caracoles. Quizás menos.
EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro sorprendente y nunca bien ponderado protagonista recibe la visita de su hermano Felipe, mientras Lisa está de gira con un grupo de cómicos. Acción, aventura, romance y perros deprimidos. Todo eso y más en el capitulo de hoy. Quizás.

Estaba sentado en el living comiendo mis cereales, cuando Felipe apareció del baño y se sentó al lado mío, en pijama. Le dije que ya que estaba de visita, tenía que ir a Times Square en la tarde, pero que durante el día podía ir a Canal Street y pasear por el Chinatown. Vi como me escuchaba, pero las palabras entraban por un oído y salían por el siguiente.

- Sí. Igual estoy medio cansado del viaje. Voy a ver una película acá en el departamento, yo creo.
- No sé qué hay en la tele, casi nunca la usamos. Vemos las noticias de la mañana, nomás. Hay un reportero muy divertido que—
- No te preocupes, traje unos DVDs que quería ver.
- Ah, dale. ¿No te tinca ver televisión de acá, mejor?
- No, estoy bien. Gracias.
EN EL CAPÍTULO ANTERIOR: Nuestro protagonista recibe la amena noticia que se quedará cesante a finales de diciembre. Luego, su hermano le cuenta que tiene problemas con sus papeles y, al parecer, tendrá que irse del país. Todo esto con mucho humor, picardía y felicidad. Sí, claro.

Escribir la columna una vez a la semana y un poco de desfase me permite resumir algunos hechos y juntarlos como si pasaran el mismo día o al día siguiente. Es parte de la gracia de poder editar tu propia historia. Es como sacarse selfies y elegir la mejor. Que horrible ejemplo.

Estaba hablando por Skype con Lisa, contándole sobre las últimas noticias que han acontecido en mi vida.

- Bueno, pudo ser peor.
- ¿Cómo?
- En vez de despedirte, pudieron haberte matado.
- No son la mafia, Lisa, son una empresa de software.
- El punto es que ahora tienes que encontrar algo. Pronto.
- ¿Y si no lo encuentro, qué?
  • Destacados
  • Tags

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration