14 Abr

Instrucciones para un hijo teórico II: capítulo 9

Esta semana, el esclavo macho estaba muy ocupado así que aproveché de escribir la columna.

vsraw

Me presento: soy RAW, la mascota-emperador de esta casa. Los humanos se rinden ante mis necesidades y caprichos. El mundo es mi cama y todo cuanto esté en el piso me pertenece. Nadie escapa a mi ira, salvo el ratón invisible que está en la cama y que algún día atraparé.

Mi intención es doble. Por un lado, vengo a explicarte la dinámica jerárquica de esta casa y asegurarme que entiendas que mi dominio es absoluto. Por otra parte, vengo a proponer un arreglo que podría servir para defendernos y sacar provecho de nuestra situación.

Para dejar claro el dominio del que hablo, adjunto una foto mía, trabajando.

vsraw2

¿Notas lo relajado que estoy? ¿Es ese el relajo de alguien sometido? ¿De alguien que acepta órdenes? Pues no; a diferencia de mis dos esclavos (esclavo hembra y esclavo macho) que trabajan todo el tiempo, me limito a yacer dependiendo de mi humor y las circunstancias.

Hay momentos en que los humanos intentan aplacar mi autoridad con artefactos diseñados para intimidarme.

VSRAW3

El Horror.

En esas situaciones me desaparezco y te recomiendo que hagas lo mismo. Desaparece como una sombra vengativa en la noche. Guarda tus energías para someterlos y pelear otro día.

Tengo muy claro que vienes en camino; tanto la esclava hembra como el eslavo macho están preparándose para tu llegada. De hecho, tengo poco acceso a una de las habitaciones. Sospecho que será tu cubil. También veo pequeñas prendas de ropa. Hasta ahora, fuera de mi alcance.

Para mí, tu presencia es un problema. Verás: estos dos esclavos pasan tanto tiempo trabajando para mantenerme, que rara vez gozo de su ininterrumpida atención y caricias por más de dos horas seguidas, cosa preocupante. Si llegas tú, la atención será dividida en, digamos 70% gato y 30% guagua o tal vez 80-20. Para mí, una reducción de un 20% o 30% no es mucho, pero sí tendría que interrumpir mi siesta de la tarde para buscar atención. Rodar y mostrarles la barriga no es tan fácil como parece y es una molestia.

Propongo lo siguiente: Dividamos las horas del día. Así podemos contar cada uno con la atención que necesitamos. Por ejemplo, tu puedes llamar la atención durante la noche y yo llamo la atención de los humanos durante el día. Si lo hacemos de forma ordenada, tendremos la atención que necesitamos.

Para demostrarte que este trato es de buena fe, te voy a dar unos concejos al momento de que te bañen.

Como sabrás, los humanos insisten en que soy discapacitado y por lo tanto tienen que bañarme más seguido que lo normal en los gatos (normal en los gatos = nunca). Esta tragedia ocurre cada cierto tiempo. Es fácil de predecir. Todo empieza cuando el humano macho va y busca una bañera plástica y la llenan con agua tibia.

Escóndete.

Si te encuentran, usa las expresiones de tu cara.

VSRAW4

Enójate. Muestra los dientes, maúlla.

VSRAW5

Ignóralos.

VSRAW6

Acepta con rabia.

Si eso no resulta, busca la manera de hacer todo el proceso lo más difícil posible. Reclama y llora por todo. Por el shampoo, por el agua, por la tina...tienes que hacer que se sientan pésimo bañándote.

VSRAW7

VSRAW8

Llora hasta que vengan los vecinos con la sociedad protectora.

Si todo falla, usa la técnica de la culpa. Pon cara de "gato mojado".

VSRAW9

Y siempre, pase lo que pase, hazlo todo con dignidad. Usa las uñas. Causa todo el caos posible. Convencelos que bañarte es una pérdida de tiempo en comparación al esfuerzo que se requiere.

Cuando ya no lo resistan, te sacarán del agua... pero no serás libre. Ahora te van a envolver con una toalla y te van a frotar muchísimo.

VSRAW10

Después de un tiempo, te van a liberar, no sin haberte dejado todo el pelo revuelto. Una total y absoluta falta de respeto a mi condición de ser supremo, pero los dejo porque no saben lo que hacen.

Tienes que hacer lo mismo. La idea es que sólo puedan bañarnos a uno de los dos en un día. Agotarlos hasta el sometimiento. Yo hago lo mismo cuando tengo hambre. Maullo y maullo hasta que me dan comida. Luego, no me la como de inmediato. Lo hago sólo para demostrar autoridad. Ese es el principio de autonomía gatuna; "lo hago cuando yo quiera".

Estimada cachorro de humano que vienes en camino:
Si nos unimos, podemos prevalecer. Si actuamos por nuestra cuenta, seremos ignorados. Colaboremos. Si funciona todo, tendremos las atención que necesitamos y tal vez te deje rascarme el pechito algún dia.
Tal vez.

Comentarios

Nazaret14-04-2015 23:10
Jajajajajaja... .me pareció genial la columna....
Es un gran tema la llegada de un hijo cuando hay mascotas. Hay que adaptarse a dar atención a todos por igual y a educar a los niños para que comprendan que los animales no son juguetes, sino un integrante más de la familia.
+2Responder
Sole Rojas12-05-2015 19:59
JAJAJAJAJAJAJA genial! No sabía de Raw desde que era pequeñito!! me lo imaginaba un dulce, pero veo que no, que es un mandamás.
Felicidades por la bebé que viene. Aunque voy a ver el post que viene, a ver si aún no ha llegado.
Los felicito por su familia, me encanta, y su gatita?
0Responder
Escribir un comentario


Código de seguridad


Refescar

  • Destacados
  • Tags

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration