Amo los hotcakes. Y los amo, porque son increíblemente fáciles de hacer aunque parezcan una maravilla culinaria. Siempre que los preparo quedo como reina, y la gente me dice que soy genial, la mejor y que cómo no tengo un programa de cocina en Utilísima. Bueno, la verdad es que nunca me han dicho eso, pero sí quedo como reina.

Si tienen muchos comensales a desayunar, están hartos de las tostadas mañaneras o simplemente es fin de semana y quieren hacer algo especial, esta receta damas y caballeros, es para ustedes.

Lo reconozco, el comer saludable no se me ha hecho tan fácil. Y no lo digo por la fuerza de voluntad, pues he tenido bastamte, sino porque antes cocinaba muy poco y la verdad no me gustaba. Como no me importaba demasiado lo que comía, los desayunos, almuerzos y cenas, no eran un tema para mí.

Muy similar a la receta de Lasagna, el Pastel de Papas viene como anillo al dedo al momento que debes alimentar a esas inoportunas pero amistosas visitas. Para lograrlo se necesitan pocos ingredientes y su tiempo de cocción es relativamente bajo. Entonces, basta de preámbulos, con ustedes la receta (a prueba de tontos) del día de hoy.

Lo primero que debo advertirles es que estas papas son altamente adictivas. En primer lugar, por su increíble aroma, y segundo por lo fáciles que son de hacer. Por lo mismo, son geniales para comerlas al almuerzo, o para sorprender a los amigos con estas papas a modo de snack casero. Cada vez que las preparo recibo muchos cumplidos, jeje.

No está muy veraniega ésta receta, pero la hice hace muy poco, un sábado que hizo frío y hasta llovió, así es que fue de lo más hogareño y cálido haber preparado ésta carne blandita, maravillosa con un caldito que quedó delicioso y livianamente contundente. Es la primera vez que hago una carne con mis propias manos y la verdad es que es mucho más fácil de lo que pensaba. Esta debe ser la versión más básica de esta preparación, así es que si usted tiene alguna técnica más novedosa o algún ingrediente mágico, me cuenta.

Era un jueves antes de almuerzo. Esas horas muertas en que mucho en la pega no hay que avanzar: todos miran el reloj contando los minutos para comer y hasta las tripas del menos goloso suenan en la oficina.

Me hallaba yo con la vista hundida en las pasadas ediciones de la revista nacional Paula, cuando encontré esta maravillosa receta: queque de limón. Tate. Tenía las ganas acumuladas hace varios días de llegar a casa luego de un cansador y largo día de trabajo para perderme entre harina, mantequilla, huevos y vainilla, hornear algo rico y (de paso) sorprender a mi hombre. Ah y sorprender también a mi amiga Monse que me vino a ver en cuanto supo que haría algo rico para la once.

Sin más que agregar, vamos a los ingredientes:

Ayer teníamos el panorama perfecto: yo venía llegando de un día agotador en el trabajo, a Edo se le ocurrió descargar un documental y los dos (por fin) teníamos tiempo para disfrutar de la tranquilidad. El problema es que justo estábamos en esos días en que nada en el refrigerador era muy motivante para comer y queríamos hacer algo rico y fácil que acompañara nuestro panorama. Y ahí se me prendió la ampolleta: pizza.

Como estamos tratando de ahorrar, se nos ocurrió hacer la pizza nosotros mismos. De mucho buscar por internet llegué a una receta para masa de pizza en la web de revista Paula, así que todos los créditos se van para allá ya que la masa es increíblemente fácil y (de verdad) rápida de hacer.

Si quieres ahorrar e igualmente comer rico, sorprender a comensales o innovar en la masa de pizza tradicional, ¡este post es para tí!

Porque saber cocinar arroz es parte de lo básico, aqui te damos la receta a prueba de tontos.

Fácil-fácil-fácil. Son tres palabras para describirla. Aún así, la lasgna te hará quedar como rey/reina frente a visitas, familiares, en una comida romántica o, simplemente, cuando quieras comer algo delicioso. No sea leso y aprenda cómo hacerla.

El tofu es un quesillo de soya que suena como a comida de personajes de película oriental. Antes de dejar la carne, no tenía idea qué era ni cómo se cocinaba. La primera vez lo compré y se lo eché al pan, comiéndolo como quesillo. Fran lo comía así, por lo tanto, pensé que no podía ser tan malo. Pero sí, eran tan malo y peor. De ahí en adelante, cada vez que escuchaba a alguien decir que se podía hacer "un sándwich con tofu" pensaba que era la peor idea del mundo. Sin embargo, no sabía que el tofu es un alimento extremadamente moldeable en cuando a sabor y textura.

Para que su experiencia con el tofu sea mucho mejor que la mía, aquí les dejo una de tantas recetas posibles.

  • Destacados
  • Tags

Error: No articles to display

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration