Siempre he sido bastante fanática de la repostería. Y como generalmente le saco pica a la gente de mi twitter con fotos de las cosas que preparo para otros, muchos me han pedido la receta de lo que horneo. Siendo la repostería algo relativamente fácil, relajante, al alcance de cualquier bolsillo, perfecta sorpresa para todo el mundo (su pareja, pinche, familia y compañeros de trabajo, estudio... en fin, para todo aquel que tenga boca y le guste comer algo dulce y rico) me sorprende que aun así la gente prefiere comprarla hecha.
 Bueno, para desmitificar esa horrible concepción que hacer pasteles es algo complejo y altamente demandante de tiempo, es que decidí comenzar esta pequeña sección de Repostería para Zoquetes.

En las oficinas de Viviendosolo (o sea Edo y yo) nos preocupamos mucho de tu alimentación. Y como supuestamente tenemos que comer legumbres al menos dos veces a la semana y no queremos que comas porquerías ni comida instantánea siempre, aquí te damos la simple, fantástica y personalizable receta de lentejas.

Hace un par años atrás la leche de vaca me empezó a caer mal. Esto fue mucho antes de ser vegana: todo esto ocurrió cuando el estrés laboral (el nerviosismo, las pocas horas de sueño y la gran demanda de mis jefes) de la mano de un café, dejaban mi frágil estómago para la historia. 

Entonces de a poco fui investigando otras opciones de lácteos, que no vinieran de la amiga vaca. Como nunca he sido muy fan de la leche de soya (hasta que me recomendaron la leche Silk, que es maravillosa) tenía que encontrar una versión que me gustara e idealmente que pudiese fabricar en casa.

Aquí les cuento como me fue.

Amo los hotcakes. Y los amo, porque son increíblemente fáciles de hacer aunque parezcan una maravilla culinaria. Siempre que los preparo quedo como reina, y la gente me dice que soy genial, la mejor y que cómo no tengo un programa de cocina en Utilísima. Bueno, la verdad es que nunca me han dicho eso, pero sí quedo como reina.

Si tienen muchos comensales a desayunar, están hartos de las tostadas mañaneras o simplemente es fin de semana y quieren hacer algo especial, esta receta damas y caballeros, es para ustedes.

22 Jul

Arroz Basmati

Categoría: Alimentación
Las últimas dos semanas he sufrido una grave adicción al arroz Basmati. ¿Alguno de ustedes a comido comida India? Bueno, ese delgado y liviano arroz con el que sirven el plato, es la variedad Basmati.

Esta es una de mis recetas favoritas de galletas. Me han salvado de muchas visitas inesperadas y son perfectas para regalar en Navidad o algún cumpleaños. La receta en sí puede modificarse según los ingredientes que tengas en casa, así que no hay excusa para no hacerlas! Ojalá se animen.

Aquí van los ingredientes.

Lo primero que debo advertirles es que estas papas son altamente adictivas. En primer lugar, por su increíble aroma, y segundo por lo fáciles que son de hacer. Por lo mismo, son geniales para comerlas al almuerzo, o para sorprender a los amigos con estas papas a modo de snack casero. Cada vez que las preparo recibo muchos cumplidos, jeje.

Ayer teníamos el panorama perfecto: yo venía llegando de un día agotador en el trabajo, a Edo se le ocurrió descargar un documental y los dos (por fin) teníamos tiempo para disfrutar de la tranquilidad. El problema es que justo estábamos en esos días en que nada en el refrigerador era muy motivante para comer y queríamos hacer algo rico y fácil que acompañara nuestro panorama. Y ahí se me prendió la ampolleta: pizza.

Como estamos tratando de ahorrar, se nos ocurrió hacer la pizza nosotros mismos. De mucho buscar por internet llegué a una receta para masa de pizza en la web de revista Paula, así que todos los créditos se van para allá ya que la masa es increíblemente fácil y (de verdad) rápida de hacer.

Si quieres ahorrar e igualmente comer rico, sorprender a comensales o innovar en la masa de pizza tradicional, ¡este post es para tí!

El otro día, mi prima Feña y yo recordamos con mucho cariño esa época increíble en que nos juntábamos a cocinar todo el fin de semana en su depa. Y justamente recordamos esta receta que amo: el pesto de mi abuela Tita.

Ahora niños, este pesto es diferente al resto de los pestos. Y es por eso que lo amo.

Mi padre, hace muchos muchos años atrás, ganó una beca. Mi hermana mayor y mis padres partieron a Alemania por 8 años, lugar también donde nació mi hermano mayor. De ese viaje resultaron dos cosas: mi nacimiento (nací a penas volvieron a Chile) y miles de libros de repostería alemana.

Así que, crecí entremedio de villancicos navideños en alemán y la maravillosa tradición de hornear y cocinar repostería desde pequeñita. De aquí a la razón de estas galletas: las horneo desde que tengo 11 años y han sido un milagro solucionador de regalos a última hora, cooperaciones para onces e incluso hubo un tiempo en que las vendí en mi colegio para recaudar platita para mi viaje de estudio.

En resumen, son lo máximo. ¡Y lo mejor de todo es que son exquisitas! Aquí les digo cómo se hacen paso a paso, como siempre. Si la pequeña Fran de 11 años podía hacerlas, ¿cómo ustedes no?

  • Destacados
  • Tags

Error: No articles to display

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration