Hace algunas semanas que vengo escribiendo sobre alimentación, pero hoy voy a hacer un cambio. Hay un tema que me gustaría compartir con ustedes y que sacando cuentas, hace un año hice el cambio: el desodorante.
¿Has visto lo poco apetitosa que se ve el brócoli recocido? Hablo de ese momento en que ya ha perdido todo su color verde original y parece un vegetal lánguido y de un color poco agradable... Bueno, es que tan importante como qué comer es cómo y dónde cocinarlos. El tipo de aceite, el sartén en que preparamos los alimentos y el tiempo de cocción son aspectos muy relevantes en una alimentación saludable.

Hoy, más que hablarles de un tema en especial, me interesa compartir una serie de recetas sencillas que he hecho y me parecen muy buenas, fáciles de hacer y saludables, especiales para esos desayunos en que quieres probar algo diferente.

A continuación, mis propuestas, paso a paso...

Como hoy es mi última nota de la temporada, me costó decidir sobre qué escribir. Pero tras leer unos comentarios del sitio web y considerando que hoy también es mi última clase de Mindfullness (atención plena) decidí hablar en general sobre dos temas que considero muy importantes para el bienestar en general: alimentación y meditación.

Mi historia con el ejercicio ha sido de altos y bajos. Desde los cinco a los nueve años me creía Nadia Comaneci, una gimnasta rumana muy famosa en los ochentas. Ella era mi ídola, entonces me pasaba todo el día haciendo la rueda, la invertida y abriéndome de piernas, para parecerme un poco a mi heroína.

Sin embargo, cuando la magia de Nadia Comaneci pasó, mi interés por el deporte también y sólo me quedaron las ganas de inventar coreografías de vez en cuando con mis amigas. Así, mi rutina de ejercicio se hacía cada vez más escasa y pobre.

Me fascina el chucrut y hace como un año descubrí el kimchi (consumido a diario por los coreanos). Ahora los como casi todos los días y me encantan. Y me parecen más interesantes cuando recuerdo sus propiedades...
Lo reconozco, el comer saludable no se me ha hecho tan fácil. Y no lo digo por la fuerza de voluntad, pues he tenido bastamte, sino porque antes cocinaba muy poco y la verdad no me gustaba. Como no me importaba demasiado lo que comía, los desayunos, almuerzos y cenas, no eran un tema para mí.

Me imagino que muchos de ustedes han escuchado hablar del omega 3. Incluso pareciera estar de moda. La industria alimentaria ofrece una serie de productos que contienen omega 3 añadido. Sin embargo, pienso que es necesario comprender la importancia de este ácido graso esencial y cuáles son las mejores formas de obtenerlo.
Para bajar de peso es clave evitar el azúcar refinada. Puede ser por diabetes o variados problemas de salud. Y es que los endulzantes artificiales nos vienen acompañando hace bastante tiempo.

Cuando tenía diez años un endocrinólogo le recomendó a mi mamá que me diera sacarina para que bajara de peso. Sí. Sacarina. ¡A una niña! Es para no creerlo. Hoy en día, existe algo más de consciencia. Algo.

Los refinados... me gustan pero me asustan

Durante muchos años comí, al menos una vez al día, algo de esto: pizza, tallarines, arroz blanco, marrauqueta tostada, queque, helado, mmm... unas galletitas.

  • Destacados
  • Tags

Error: No articles to display

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration