03 Jun

Viviendo solo en el extranjero #5

Hoy: Mauro, o volver (a intentarlo, a casa, a partir)

Mauricio, el Mauro, es médico veterinario de la Universidad Austral. Pero no es sureño, nooo. Desde la Quinta Región al año de vida partió a Antofagasta, para irse al cumplir la mayoría de edad a Valdivia ("me fui del clima más seco de Chile a la ciudad más lluviosa", se ríe). Casi siete años después volvió a Antofagasta, y dos años más tarde partió a Australia. Con Beca Chile, a estudiar un Máster en Medio Ambiente, mención Conservación y Restauración. Me habla del manejo de poblaciones y cuánto puede hacerse en la política pública, a pesar de todo lo que disfrutó trabajando en forma personalizada con individuos, y cuando dice "individuos" se refiere, claro, a las necropsias a delfines y el entubamiento de lobos de mar. Yo me río un poco, por lo lejos que están nuestros caminos profesionales, pero ese es otro tema. Lo lindo es haber conocido, a miles de kilómetros de distancia de nuestro país, a un chileno que se ha movido en terrenos tan distintos a los míos y coincidir para contar acá lo que el hombre tiene para decir.

Me cuesta eso sí partir la columna. Quiero referirme, desde lo práctico, a la experiencia de no haberse adjudicado una beca en un primer intento y sí en el segundo, tras un año de mucho crecimiento profesional en el que Mauro se dedicó a mejorar su CV. Pero siento que no es eso lo que él quisiera destacar (me lo cuenta entre paréntesis en el mail que me manda ya desde Chile). Empiezo a escribir de sus cambios de casa en Australia, donde por una casualidad terminó viviendo con una chilena después de un año con un australiano que se molestaba si usaba la cocina post 10pm. Y aunque creo que esa experiencia le saca algunas sonrisas, tampoco va por allá. Hasta que me dedico a ver las fotos que ha ido subiendo a su perfil de Facebook. Y creo que ahí se me aclara la idea de Mauro, su experiencia y sus planes. Porque descubro a un Mauro con un ojo afinado para la belleza – qué lindas las fotos que saca – a un Mauro viajero y (las pocas veces que está frente a la cámara) siempre sonriente. A un Mauro enamorado de lo verde, pero también de lo rojizo, de lo amarillo, de lo azul; a un Mauro que sueña con ir a África y también con volver a Valdivia. A un Mauro que tiene planes, y que los persigue, pero que no deja que esos planes le quiten el encanto del momento.

Y es que entiendo que Mauro tiene claro para dónde quiere ir, pero también que lo que hay que gozar es la ruta. Te lleve esta al norte de Chile o a al estado más meridional de Australia. Implique volver a vivir con tu familia cuando ya eres todo un adulto y amas tu privacidad o conocer a personas de todas las culturas. "La vida es como un libro", me dice, "y quien no viaja sólo conoce la primera página". Y bueno, quizás los primeros capítulos, me digo yo, matizando un poco la cosa. Pero es que también pareciera que se refiere a mucho más que ese viaje que es arriba de un avión. Mauro habla de la experiencia de pasar malos momentos y saber que hay que sacarlos adelante solo cuando se está lejos. De dejar de lado los prejuicios y conocer lo verdaderamente importante, que es la persona ("hasta me puse medio poético", se burla). De la vida con amigos nuevos y de echar de menos a los antiguos. Del trabajo por "nuestra fauna" y las ganas de lanzarse a la investigación.

Mauro cree que para vivir en el extranjero hay que darle nomás, que la experiencia es impagable y que no hay que pensarla tanto. Que habrá momentos adversos pero que es necesario aprender a valérselas por sí mismo. Me gusta pensar en él como un alma viajera, pero no solo de paisajes; da la impresión de que Mauro está siempre viajando entre casas, entre amigos, entre experiencias. Porque la mirada del viajero es esa, la que no sólo abre los ojos sino la mente para tomar lo que la vida va a traer. Y vivir solo en el extranjero ayuda a afinar esa mirada, a sentir la alegría de que sea una chilena la que puso ese anuncio en inglés, la de encontrar al mejor guía nepalí para el tour que tanto querías hacer, la de armarse un grupo de amigos que quizás no va a volver a reunirse, y eso qué. La vida dirá lo que venga para adelante, por ahora a disfrutar el recorrido.
Escribir un comentario


Código de seguridad


Refescar

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration