08 Sep

De "casa" a "hogar"

Ya perdí la cuenta de cuántas veces Ed y yo hemos ido a IKEA desde que llegamos a Berlín. Tampoco sé cuántas veces hemos ido a ferias de muebles usados y ferias de las pulgas. No importa el clima: con nieve, con lluvia, con sol, con viento. Hemos estado horas y horas en grandes y amplios pasillos de IKEA o en pequeños y atochados pasillos de tierra en ferias de la calle, buscando muebles que nos hagan sentir mariposas en el estómago. Hemos pasado horas cargando repisas, sillones, cuadros y platos de un lado a otro. ¿Y todo para qué? Para lograr armar nuestro lugar.

¿Y qué es lo que nos hace sentir llamar a un lugar "nuestro hogar"?

Esa es una pregunta que me ha dado vueltas tantas veces mis nerds. Porque recuerdo exactamente cuándo cada departamento en el que he vivido ha pasado de ser "mi departamento" a "mi hogar".

Y eso me pasó hace poco con el departamento de aquí, en el que estamos viviendo con Ed.

Berlin, mis nerds, sigue siendo un lugar extrañísimo para mí. Pronto cumpliremos un año viviendo en esta ciudad y aún no siento que sea mi ciudad de hogar en ningún sentido pero, por otro lado, tampoco siento que Santiago sea mi hogar. Esto de cambiarse de país hace que todo el sentido de pertenencia cambie.

Y es que mi amigo Sylvain no lo pudo haber dicho mejor "Llevo dos años viviendo en Santiago y aún no lo siento como mi hogar. Supongo que uno aprende a vivir así; no sintiéndose ni de un lugar ni del otro". Y es quizás lo que me pasa con Berlín. Aun no lo siento "mío", como si lo sentí con Santiago alguna vez.

Así que en vez de pretender apropiarme de esta ciudad, quise partir de a poquito. Primero con mi departamento. Como vivo y trabajo aquí, y paso la mayor parte de mi tiempo en estas cuatro paredes, decidí que sería una de las primeras cosas en las que invertiría mi tiempo y mi dinero.

¿Confesión? En Santiago, no fue hasta el último año en que Ed y yo amononamos el departamento en el que vivíamos. Nunca colgamos cuadros, nunca pintamos alguna pared, nunca pusimos una repisa, nada. No fue hasta que nos casamos, y con parte de la platita que nos llegó del matrimonio que compramos libreros y algunos muebles. Cero esfuerzo, cero dedicación. Era sólo un espacio para vivir y habitar, y sabía que era mi casa pero pasó a ser hogar por defecto, porque ya llevábamos tres años viviendo ahí y sólo al final pasó a ser un lugar bonito al que le dedicamos algo de tiempo.

Así que cuando llegamos a Berlín sabíamos que las cosas tenían que cambiar. Queríamos un hogar bonito, de esos que te da orgullo invitar gente. No pretendíamos tener un hogar pinterest o tipo The Selby, no. Pero queríamos algo bonito, que se notara que habíamos puesto tiempo en elegir los muebles.

En Santiago, como éramos nuevos en esto de vivir solos, todas las cosas que teníamos eran donaciones: sillones, cortinas, comedor, loza, alfombra y cientos de artículos de cocina. Por eso nada combinaba, todo era un gran collage de personas, regalos y objetos usados.

Ahora sería diferente: podíamos partir de cero y comprar cosas que hicieran juego, que combinaran. Así que nos tomamos varios meses para elegir las cosas que realmente nos gustaran, no había apuro en tener muchos platos, no había apuro para tener muchas sillas; sólo necesitábamos dos de todo al principio. Dos platos. Dos tazas. Dos bowls. Dos nosotros.

Y fue hace algo así como dos semanas atrás que sentí por primera vez que este departamento era mi hogar. ¿Qué fue, exactamente, lo que me hizo sentir así? No tengo idea mis nerds, pero lo sentí a penas colgamos un gran cuadro en el living; de pronto todo se sintió más hogareño, más nuestro. Como nunca habíamos colgamos cuadros antes, esta vez fue la primera vez, y se sintió mega especial.

Es raro: un día el lugar es sólo un espacio donde haces tu vida y duermes, pero al otro día es tu hogar, y deja de ser un espacio de tránsito y se convierte en un lugar donde quieres llegar, donde te gusta estar. Quizás, mientras uno más llena este espacio con sus pertenencias (cuadros que te gustan, muebles, recuerdos) uno va dándole más sentido de pertenencia y de a poco pasa a ser de casa a hogar.

No sé, mis queridos lectores. Quizás me fui en una onda muy emocional, pero me había pasado hace poco y lo consideré muy importante como para dejarlo pasar. Y siento que todo esto que rodea el hogar en el que vivimos (sea una pieza, sea un departamento completo, sea una casa, una mansión o una cajita de fósforos) es tan importante considerarlo.

¿A ustedes les ha pasado? ¿Cuándo es el momento en que ustedes sienten que su departamento/casa se convierte en un hogar? ¿Es más una emoción de costumbre o es algo concreto?

Comentarios

elyz08-09-2014 18:33
te entiendo tanto!
Que rico que ya sientes que ese es tu hogar, como tu dices, de una día para otro es tu hogar y uno es taaan feliz.

Me paso que antes compartía departamento, pero nunca lo sentí mio, vivi ahi 2 años y medio pero no lo sentía mi hogar y no me gustaba, pero asi era. Luego me fui a vivir sola y arreglé todo a mi gusto. Para mi el momento fue cuando puse la alfombre en el living, dejó de ser el departamento que arrendé hace poco y se convirtió en mi hogar dulce hogar :)

*Se ve muy lindo y acogedor tu hogar!
+3Responder
azorzal09-09-2014 00:31
Me pasa exactaamente lo mismo!
Hace ya 6 meses me cambié con mi novio a un depto grande, blanco y bonito al que todo le quedaba bien peero que no me daban ganas de ponerle nada.
Ahora nos cambiamos a uno pequeñito (de estudiante) y queda todo más juntito y dan ganas de tirarse en la alfombra.
Mi suegrito nos hizo una súper mesa de centro y una lámpara-repisa de roble y ese fue el toque final. Le pusimos unas orejitas de oso y dejamos a Plantito (la legutrina) y Verdecito (el crataegus) dentro de la casa, lo que le da todo el colors necesario.
Es cosa de tiempo no más para que no nos den ganas ni de salir de acá! (L)
+5Responder
Paul Berthelon17-09-2014 22:40
Hace poco me fui de la casa de mis viejos, a por fin independizarme.
Me fui sin nada, pero me empezaron a regalar un montón de cosas. Hace poco me compré el refri y por fin mi propia cama... pero me pasa algo, aún no la siento como un hogar, solo es "mi casa" pero la comodidad que tanto quiero aún no la puedo conseguir, estoy seguro que a medida que la vaya adornando, ambientando según mi estilo, estar acá se haga mucho mas placentero que como lo es ahora.

Conocía esta página hace mucho tiempo, pero desde que me fui de la casa de mis viejos, que está en los primeros marcadores de mi navegador.

Gracias Fran por compartir tan valiosa información, está todo super bueno!!
+1Responder
Kiara21-09-2014 04:17
¡Qué lindo, Fran! Me gustaría poder sentirme así alguna vez, quien sabe, quizá no falta mucho :3 ¡Saludos a Edo y a ti!
0Responder
Lagrangiano22-09-2014 00:57
Soy estudiante y vivo en concepción a 1200 km de cualquier cosa cercana a ser mi familia. En mis 5 años viviendo acá NUNCA me he sentido en casa, tanto en las pensiones como en departamento arrendado por mi. Para mi, cualquier forma de "casa" necesita 3 lugares fundamentales y adornado a mi pinta: la cocina, un escritorio y un living, sin eso JAMÁS podría llamar hogar. Está claro que mientras sea un miserable estudiante nunca podré tener algo como describo, principalmente por falta de dinero.

Saludos muchachos, se extrañaban estos post reflexivos.

PD: Podrían organizar un post con fotografías de nuestras "casas" a modo de inspiración.
+3Responder
Diana25-09-2014 20:34
Me encanta la idea de subir fotos de nuestros "hogares" como inspiración! A ver si la gente que aún no se siente a gusto en el espacio que habita recoge algunas ideas para irle dando vida.

Antes creía que la decoración era algo costoso y frívolo, pero con los años me he dado cuenta de cuán importante es tener un lugar al que llamar hogar y lo bonito que es darle vida y nuestro sello personal con pequeños detalles, que ni si quiera necesitan ser tan costosos.

Felicidades por su nuevo hogar dulce hogar :) !
+2Responder
Escribir un comentario


Código de seguridad


Refescar

  • Destacados
  • Tags

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration