20 May

Vivir No Tan Solo

Hay un lindo y loco momento en la vida en que dos personas deciden irse a vivir juntas. Todo es nuevo y caótico, el trabajo en equipo nunca había sido más fascinante y se viven por primera vez las cosas más cotidianas y normales como si fueran el panorama más entretenido del mundo (casi como ir a fantasilandia en ácido): ir al supermercado, cocinar juntos, hacer aseo, tomar desayuno en la cama, tener mascotas y millones de cosas más... Pero cuando el tiempo pasa, esos "divertidos deberes" se convierten en una pequeña tortura. Es ahí cuando la relación se pone a prueba. Claramente la idea es pasar esa prueba, pero la cantidad de parejas que se separan a los pocos meses de matrimonio o de irse a vivir juntos es ridícula. No somos terapeutas de pareja, pero sí consejeros en el pequeño arte de vivir solos, así que, querido lector, para que no formes parte de las estadísticas de eliminación por convivencia (al más puro estilo reality noventero), te damos prácticos consejos.



1) Separar y organizar deberes fomes: Intentar que ambos integrantes hagan las tareas equitativas: uno lava un día, otro lava al día siguiente. Uno asea los baños, el otro aspira. Los turnos se establecen los primeros días y se llega a acuerdo mutuo de cumplimiento. Si ambos tienen mala memoria, sugiero hacer un lindo calendario/horario (con monitos y fotos de mascotas recién nacidas, para amenizar) y pegarlo en el refrigerador con todos los deberes de cada uno.

2) Respetar espacios comunes: Como es obvio que habrá desorden, intentar que ese desorden no sea en espacios de uso común de ambos, como el living, baños y cocina.

3) Para hacer poco aseo, desordenar poco: Hacer aseo es una lata. ¿La solución? Mantener el orden: al final del día poner la ropa sucia en la cesta de ropa sucia, recoger las cosas del piso, despejar mesa del comedor, etc.

4) Ser proactivo: Es decir, no esperar a la petición del otro para hacer algo. Si uno cocina, el otro lava; si hay mucha basura, sacar la basura. Ofrecer ayuda nunca está demás!

5) Salir de la monotonía en cosas simples: sorprender al otro con una comida linda, hacer picnics, ver una película en las noches, tomar once en un cafecito, dejar notitas en el espejo del baño, etc. Toda ayuda que pueda enriquecer la convivencia en pequeños detalles (ojo, nada necesariamente costoso) es a largo plazo un cambio significativo y positivo en la relación.

6) Respetar los procesos: Siempre hay uno con mayor tendencia al orden que otro. Si bien esa tendencia puede mejorar y ambos lograr un equilibrio, lo principal es no desesperarse. Aceptar que la falencia de organización u orden de uno, se suple con otros rasgos positivos. Y si tiene intenciones de cambiar, bueno... es un proceso. Nadie se convierte en maestro de la noche a la mañana. Paciencia y cariño. Importantísimo.

7) No guardar rencores: Puede ser desde algo muy simple, como las peleas cotidianas ("tú me dijiste y yo te dije"), pero también es extensible a cosas netamente del hogar. Si uno hizo algo que no está bien, lo mejor es decirlo de inmediato y de la mejor manera posible. Como todo, se requiere un equilibrio. El asunto tampoco es ir todo el día diciendo "cariño, te amo mucho, pero esto está mal y esto también". Un par de veces. No demasiado. A nadie le gusta escuchar que hace todo mal.

8) Nadie es el jefe: Importante. Los roles se intercambian. Uno hace algo, otro acata, luego se invierte. Si el estatus de uno de los dos está todo el tiempo arriba, la convivencia se convierte en vigilancia. Y eso lleva a la saturación. Puede que no colapse en una semana o dos, pero tres meses bancándose mala onda revienta a cualquiera. Para evitar eso, es bueno que ambos aprendan a pedir perdón y asumir los errores. Al mismo tiempo, es bueno dar las gracias. Hasta por las cosas más simples. Sacar la basura del baño es fome y nadie quiere hacerlo. Da las gracias cuando el otro haga la tarea. Siempre ayuda sentir que lo que uno hace es bien recibido.

9) No dar por sentado: El que uno asuma un rol o tarea no significa que debe hacerlo siempre. Excelente que uno lave la ropa o los platos mientras el otro cocina, pero no debe cristalizarse nada. Porque hay tareas más monótonas que otras, y el deber de ambos es intercambiarlas y nunca asumir que la contraparte "debe" hacerlas. Si tienen horarios y tareas establecidas, bien, pero cualquier detalle extra es recibido con cariño y nunca asumiendo que debe ser repetido más adelante.

10) Finalmente, comunicación: Al igual que vivir con los amigos (y los padres), vivir con una pareja depende, en gran medida de la comunicación fluida y amena entre ambas partes. Las peleas y discusiones son necesarias e inevitables a momentos, pero esas peleas deben ocurrir sólo para arreglar problemas puntuales y, una vez solucionados, ambos tener en claro que no deben repetirse. Y recordarlo. Saber pedir perdón es parte fundamental de la comunicación. Saber cuándo parar una discusión es otra parte esencial. Las peleas que duran horas no tienen sentido. Todos los problemas tienen soluciones prácticas. El daño emocional o la "lata" que da después de pelear es otra cosa, pero nada que un cariño, un abrazo o un gesto sincero no puedan solucionar. No deben alargarse innecesariamente las peleas. Lo único que hacen es dar la sensación de llegar a un campo de batalla y no a un hogar. Y nada peor que vivir con una armadura para protegerse del mundo, y llegar a casa a ponerse otra, para protegerse de la pareja.

Cariño, comunicación, orden y apoyo mutuo.

Nada nuevo bajo el sol, y todo suena muy obvio, pero las cosas más evidentes se olvidan cuando los problemas aparecen al frente.

¿Alguien tiene más consejos o experiencias para compartir? ¿Alguien terminó una relación porque fallaron algunos de estos puntos? ¿Qué conclusiones sacaron posteriormente?

 

*Este post lo escribió Ed y Fran*

Edo

Comentarios

Ana04-06-2015 13:42
Hola !!!
Me llamo Ana, tengo 28 años,soy Diseñadora, ilustradora, mamá y esposa.Llevamos con mi novio ya 7 años viviendo juntos , dos hijos, casa, gato, tres perros. Cómo bien explican , la base de TODO , es el amor, habiendo amor , hay paciencia , respeto y ganas de ser mejores.
En mi caso , me esfuerzo por ser ordenada :-) , si bien me tocan todas la tareas de la casa y cuidado de los peques ( trabajo en mis cosas mientras ellos duermen ), ya que mi novio trabaja fuera de casa, los fines de semana hacemos juntos el almuerzo, se queda con los niños si yo salgo a pasear, participo de alguna feria , o si voy de visita a casa de mi familia y regreso al día siguiente ,eso jajajjaja , claro que el equilibrio no se crea de la noche a la mañana, pero así es la vida , con altos y bajos y sin ellos sería muy aburrida .
Chicos, un apapacho a ambos !, Fran tu trabajo es maravilloso , Edo eres genial, éxito en todo y nos leemos por ahí !
+7Responder
Escribir un comentario


Código de seguridad


Refescar

  • Destacados
  • Tags

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration