Trabajar en el hogar es una bendición. Y lo digo sin exagerar, porque luego de estar un par de años en una oficina, me di cuenta que es la mejor opción para mí. Hay unos que le gusta transportarse a su lugar de trabajo y tener un jefe, yo amo no tener que ir a ningún lado y ser mi propia jefaza.

Me gusta disponer de mi tiempo y tomarme dos horas para el almuerzo; así puedo cocinar y comer con tranquilidad, y hacer que mi vuelta a la segunda patita del día sea menos traumática. Me gusta poder hacer trámites cuando quiera, me gusta dormir siesta si tengo sueñito.

Creo que el único inconveniente que le he encontrado últimamente a trabajar desde mi departamento es el no moverme mucho. ¿Cómo es eso de no moverme?

La decisión de irte a vivir con tu pareja es algo que, definitivamente, cambia la vida de ambos. Ahora todas las decisiones son de a dos: ¿Qué plumón compramos? Hay que llamar al gásfiter, ¿lo llamas tú o yo? ¿Hagamos la lista del super?, y así hay miles de cosas en la vida en pareja que se deciden entre dos...

Es la verdad. Me cuesta.

Y a pesar de que cuando chica nunca tuve severos problemas de concentración, el asunto se ha manifestado desde que me fui a vivir sola.
Este es un post que nos pidieron que volviéramos a subir, es una colaboración de Lia Bucci.

La sucesión de hechos es más o menos así: empiezas a trabajar, te parece que tu sueldo es suficiente para vivir en forma independiente, sacas cuentas a la rápida, y te embarcas en la loca y apasionante aventura de vivir solo (o en pareja). El drama comienza cuando a los pocos meses te enfrentas a una realidad horrible: tu sueldo (o el de ambos) no alcanza para tanto como creías en un comienzo.

¿Qué hacer? ¿Cómo organizarse?
20 Nov

Viajar en bus

Categoría: Tutoriales

Mi principal medio de transporte es el bus: me lleva a donde quiero ir y es lo que mi bolsillo de persona que vive sola puede pagar. Y ahora que se viene el verano, se me ocurrió escribir algunos consejos y experiencias que se me vienen a la cabeza, para los que tienen planes de irse de vacaciones tengan un viaje entretenido y placentero.

Personalmente, no soy de los que se visten en el baño. Después de ducharme, sin importar cuándo me seque, si me visto en el baño, siento que quedo húmedo y me desagrada la sensación. Pero no porque a mí no me guste, significa que no tengo algo que aportarle a quienes sí lo hacen.

¿Nunca has lavado tu propia ropa o cuando lo hiciste fue un desastre? Piano, piano. Todo a su tiempo; antes de enseñarte cómo lavar, primero debes saber qué tienes que usar.
Si ya dejaste de estudiar, tienes mas de veinticinco años y recibes un sueldo, entonces para el sistema te has convertido automáticamente en una persona que se puede valer por si sola, por ende, no podrás seguir siendo carga médica de nadie. A continuación te daremos una visión general de en qué fijarte al escoger una isapre. No te confundas: no te diremos en este artículo qué isapre es "mejor", pues todas las experiencias son diferentes y lo que es bueno para unos, puede ser pésimo para otros.

Estoy pasando por un periodo de ahorro intenso; mi ingreso está siendo mucho menor que mis gastos y menos mal que tengo ahorros para sobrellevar este periodo de tiempo. Ay mis nerds, vivir en Europa es TAN caro.

Si hay algo de lo que puedo jactarme es que soy muy buena ahorrando. Cuando con Ed entramos en periodos de malas rachas laborales, pongo mi hogar en modo-batalla y no me duele cortar gastos o idear planes de contingencia. Así que se me ocurrió escribir esta serie de posts para ayudarlos a ahorrar, así si ustedes también están pasando por un periodo de vacas flacas, les puedo dar ideas de cómo ahorrar y poder llegar a fin de mes sin problemas.

Hoy les hablaré de mi termitoY ustedes se preguntarán: ¿qué diantres tiene que ver un termito con ahorrar? Ahora les contaré.

Escribir este post ha sido mega difícil. Y es porque de alguna manera, es volver a abrir una experiencia que he preferido olvidarme y no pensar mucho.

Irme del país con Ed ha sido quizás la experiencia más horrible que he vivido. No sólo por lo traumático que es despedirse de tus amigos y tu familia y abandonar el hogar donde has vivido casi cuatro años, si no que también tener que vender y deshacerte de muchas cosas que no puedes traer contigo. Objetos (cosas, al fin y al cabo) que con los años empiezan a adquirir un valor sentimental para ti y que duele perder.

Y escribo este post, mis nerds, para que si algún día les toca cambiarse de un país a otro, de un continente a otro o simplemente de una ciudad a otra, tomen en cuenta estas cosas que yo no consideré y no lo pasen tan mal en el proceso.
  • Destacados
  • Tags

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration