Esta primavera (más maldita que nunca) ya se decidió por ser casi idéntica al veranito. Los días están full calurosos, el sol nos hace burlas hasta las ocho de la noche... y nuestros pobres animales están en casa esperando que lleguemos del trabajo con toda la energía del mundo para sacarlos a pasear y tomar el aire fresco que no tuvieron durante todo el día.

Hace unos días nos llegó un mail de una amable lectora (¡Carla Cruz Díaz, un saludo!), que nos dejó un dato muy interesante para cuando queramos hacer preparaciones de bebidas calientes, pero no tengamos un contenedor especial para ello...

Si no eres un masoquista que disfruta con las tareas aburridas del hogar, de seguro eres como el noventa por ciento de la población que odia lavar la loza. Y hay un elemento de "la loza" que es el más detestable: los cubiertos.

Estoy pasando por un periodo de ahorro intenso; mi ingreso está siendo mucho menor que mis gastos y menos mal que tengo ahorros para sobrellevar este periodo de tiempo. Ay mis nerds, vivir en Europa es TAN caro.

Si hay algo de lo que puedo jactarme es que soy muy buena ahorrando. Cuando con Ed entramos en periodos de malas rachas laborales, pongo mi hogar en modo-batalla y no me duele cortar gastos o idear planes de contingencia. Así que se me ocurrió escribir esta serie de posts para ayudarlos a ahorrar, así si ustedes también están pasando por un periodo de vacas flacas, les puedo dar ideas de cómo ahorrar y poder llegar a fin de mes sin problemas.

Hoy les hablaré de mi termitoY ustedes se preguntarán: ¿qué diantres tiene que ver un termito con ahorrar? Ahora les contaré.

Quizás se te ha pasado por la cabeza la idea de comprar ese objeto que tanto quieres y no está en tu ciudad. ¿Qué hacer? ¿Vale la pena comprar por internet? ¿Es seguro? ¿Qué pasa si me estafan? A continuación, una pequeña guía para obtener eso que tanto quieres y no caer en el cuento del tío.

Es la verdad. Me cuesta.

Y a pesar de que cuando chica nunca tuve severos problemas de concentración, el asunto se ha manifestado desde que me fui a vivir sola.
10 Feb

Mantener la casa fresca

Categoría: Hogar
Las tardes pegajosas, las botellas de agua, el bloqueador solar obligatorio, los ventiladores y la bota con la bufanda al fondo del clóset, nos indican que el calor ya llegó definitivamente. Y lo que para algunos es la mejor época del año, para nosotros (este extraño grupo de personas que sufrimos con el verano y nos suceden cosas desagradables y nada glamorosas con el calor extremo), mantener una vivienda fresca y agradable durante la época de calor, es una necesidad básica de supervivencia, y se vuelve un verdadero desafío. ¡No podemos permitirnos pasarlo mal en nuestra casita! Tenemos que estar cómodos y a gusto.

Siempre que estoy en plan de ahorro me pongo en "modo marca genérica", que es simplemente, preferir las marcas asociadas a los mismos supermercados en vez de comprar famosas o conocidas marcas.

Esto es quizás una de las cosas que más me ha costado a la hora de ahorrar mis nerds. Y es porque, tontamente, siempre he tenido la percepción que comprando los productos con marcas, estoy pagando por algo de alta calidad o que me asegurará un súper-buen desempeño a la hora de cocinar o limpiar.
Escribir este post ha sido mega difícil. Y es porque de alguna manera, es volver a abrir una experiencia que he preferido olvidarme y no pensar mucho.

Irme del país con Ed ha sido quizás la experiencia más horrible que he vivido. No sólo por lo traumático que es despedirse de tus amigos y tu familia y abandonar el hogar donde has vivido casi cuatro años, si no que también tener que vender y deshacerte de muchas cosas que no puedes traer contigo. Objetos (cosas, al fin y al cabo) que con los años empiezan a adquirir un valor sentimental para ti y que duele perder.

Y escribo este post, mis nerds, para que si algún día les toca cambiarse de un país a otro, de un continente a otro o simplemente de una ciudad a otra, tomen en cuenta estas cosas que yo no consideré y no lo pasen tan mal en el proceso.

Te han dado una semana de vacaciones en la pega y es el momento de largarte. Ah, es ahí cuando recuerdas todas las cosas que dependen de ti en el hogar. ¿Te acuerdas de esas plantas que compraste cuando recién te fuiste a vivir por tu cuenta? Sí, esas plantas que casi se han muerto porque olvidas regarlas. Esas mismas. Si te vas una semana y nadie las cuida, esta vez sí que se van a morir. ¿Y qué hay de esa mascota que tanto quieres? Alguien debe alimentarla.

Entonces, ¿qué se hace? ¿Con quién dejas la casa ahora que no estarás presente?

Tranquilos, camaradas. Aquí hay un par de consejos a seguir para que tu hogar no se convierta en una zona de desastre luego de una semana de ausencia de tu parte.

  • Destacados
  • Tags
Cajas y Arenas

Cajas y Arenas

Enero 27, 2014

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration