Personalmente, no soy de los que se visten en el baño. Después de ducharme, sin importar cuándo me seque, si me visto en el baño, siento que quedo húmedo y me desagrada la sensación. Pero no porque a mí no me guste, significa que no tengo algo que aportarle a quienes sí lo hacen.

16 Ene

El aseo post-carrete

Categoría: Hogar
Es el día siguiente. Inauguraste tu departamento con bombo y platillo. Lamentablemente, el cansacio (o la curadera) te dejó harto mal y dejaste el orden para el día siguiente, así que ahora debes soportar el terrible olor a cigarro, alguno que otro vaso derramado en el piso, un torbellino que pasó por tu baño (dejando a veces desagradables sorpresas) y tu cocina deja mucho que desear. Como no estaremos ahí para darte una mano, te damos a cambio unos útiles consejos para esa desagradable mañana.
Siempre que estoy en plan de ahorro me pongo en "modo marca genérica", que es simplemente, preferir las marcas asociadas a los mismos supermercados en vez de comprar famosas o conocidas marcas.

Esto es quizás una de las cosas que más me ha costado a la hora de ahorrar mis nerds. Y es porque, tontamente, siempre he tenido la percepción que comprando los productos con marcas, estoy pagando por algo de alta calidad o que me asegurará un súper-buen desempeño a la hora de cocinar o limpiar.

Te han dado una semana de vacaciones en la pega y es el momento de largarte. Ah, es ahí cuando recuerdas todas las cosas que dependen de ti en el hogar. ¿Te acuerdas de esas plantas que compraste cuando recién te fuiste a vivir por tu cuenta? Sí, esas plantas que casi se han muerto porque olvidas regarlas. Esas mismas. Si te vas una semana y nadie las cuida, esta vez sí que se van a morir. ¿Y qué hay de esa mascota que tanto quieres? Alguien debe alimentarla.

Entonces, ¿qué se hace? ¿Con quién dejas la casa ahora que no estarás presente?

Tranquilos, camaradas. Aquí hay un par de consejos a seguir para que tu hogar no se convierta en una zona de desastre luego de una semana de ausencia de tu parte.

Hace unos días nos llegó un mail de una amable lectora (¡Carla Cruz Díaz, un saludo!), que nos dejó un dato muy interesante para cuando queramos hacer preparaciones de bebidas calientes, pero no tengamos un contenedor especial para ello...

Quizás se te ha pasado por la cabeza la idea de comprar ese objeto que tanto quieres y no está en tu ciudad. ¿Qué hacer? ¿Vale la pena comprar por internet? ¿Es seguro? ¿Qué pasa si me estafan? A continuación, una pequeña guía para obtener eso que tanto quieres y no caer en el cuento del tío.

Estoy pasando por un periodo de ahorro intenso; mi ingreso está siendo mucho menor que mis gastos y menos mal que tengo ahorros para sobrellevar este periodo de tiempo. Ay mis nerds, vivir en Europa es TAN caro.

Si hay algo de lo que puedo jactarme es que soy muy buena ahorrando. Cuando con Ed entramos en periodos de malas rachas laborales, pongo mi hogar en modo-batalla y no me duele cortar gastos o idear planes de contingencia. Así que se me ocurrió escribir esta serie de posts para ayudarlos a ahorrar, así si ustedes también están pasando por un periodo de vacas flacas, les puedo dar ideas de cómo ahorrar y poder llegar a fin de mes sin problemas.

Hoy les hablaré de mi termitoY ustedes se preguntarán: ¿qué diantres tiene que ver un termito con ahorrar? Ahora les contaré.

Todo el mundo debería saber cómo pintar una pared. Pero yo nunca me había hecho la idea de pintar algo salvo los cuadritos que hago en óleo de vez en cuando...

Pintar en sí no es ninguna ciencia exacta. Vas a una ferretería y compras pintura. Si no sabes mucho (como yo) pide asesoría de un vendedor que ojalá de buena gana de explique cómo es el funcionamiento de cada pintura y qué es lo que necesitarás para llevar a cabo tu cometido.

Si no eres un masoquista que disfruta con las tareas aburridas del hogar, de seguro eres como el noventa por ciento de la población que odia lavar la loza. Y hay un elemento de "la loza" que es el más detestable: los cubiertos.
18 May

Guia para Colgar la Ropa

Categoría: Ropa

Una cosa de la que no me di cuenta al momento de arrendar el departamento en el que estoy es mi loggia. Si leyó detenidamente el post de "En qué cosas debo fijarme a la hora de escoger un departamento" no cometerá el mismo error que yo. Mi loggia es diminuta. Cabe la lavadora, y nada más. Debido a eso, como no tengo espacio para colgar ropa, mi departamento se convierte en un campamento gitano lleno de ropa mojada y sábanas húmedas sobre sillones, las sillas de comedor y lámparas.

Entonces, querido lectorcillo de este blog sencillo, si tu departamento es pequeño, sufres de no acceder a una secadora decente o simplemente desconoces de un buen método para secar bien tu ropa (en cualquier estación del año) este post va dedicado a su merced.

  • Destacados
  • Tags
Fuera de tu hogar

Fuera de tu hogar

Octubre 8, 2014

bannerfrannerd2

Viviendosolo.cl 2013

Todos los derechos reservados 

Un proyecto de Francisca Meneses y Eduardo Pavez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Super amigos

Membrana Estudio

Soy Nuevo

User Registration